Soy torera, cordobesa y tengo 19 años. En febrero debuté con caballos en la plaza de Vistalegre de Madrid y ahora me recupero de una cogida complicada que me ha hecho pasar por el quirófano. Por Virgina Drake

XLSemanal. ¿Cuánto tiempo va a estar en dique seco?

Rocío Romero. ¡Puf!, no lo sé. En Valladolid el toro me dio una voltereta y me he partido el tobillo y el peroné y me han puesto placas, tornillos, clavos… Pero el 7 de abril espero torear en Córdoba con cinco figuras -Finito, Padilla, Cayetano, Marín y el rejoneador Diego Ventura-, un sueño para una novillera como yo. Además, la corrida es para ayudar contra el cáncer.

XL. Antes de vestirse de luces, fue medalla de bronce en gimnasia rítmica y campeona de Andalucía por grupos.

R.R. La gimnasia fue mi sueño de niña, quería ir a las Olimpiadas de 2016; pero a los 13 toreé una becerrita en las fiestas del pueblo y, ante lo que sentí, ya no hubo vuelta atrás: quería ser torera.

XL. Además, es universitaria. ¿Estudia una carrera por tener un plan B?

R.R. Al principio quizá sí -estudiar es importante, me gusta, se me da bien, Enfermería es una carrera preciosa de cuatro años y estoy en segundo-, pero hoy sé que quiero vivir del toro.

XL. ¿En qué trabajan sus padres?

R.R. Mi madre es profesora de Informática y mi padre tiene una carpintería, pero ahora trabaja conmigo.

XL. ¿Y quién manda a quién?

R.R. En casa manda mi padre; pero el día de torear… ahí mando yo [ríe]. Él es mi mozo de espadas y yo, su torero. Es así.

XL. Con su padre al lado, difícil ligar, ¿no?

R.R. No se acercan tanto cuando saben que es mi padre [ríe]. Pero ahora no es momento para novio, ya habrá tiempo. Evito que salte la chispa del amor porque solo tengo tiempo para entrenar, estudiar y llegar arriba en el toreo.

XL. ¿Quién acepta peor a una torera. empresarios, público o toreros?

R.R. Yo no he tenido problemas con nadie, al contrario: todos me han aceptado muy bien. Siempre he intentado que me traten como uno más. no quiero ventajas ni zancadillas. Algunos aficionados al principio tienen prejuicios con ‘la niña’, pero esa barrera se rompe muy fácil al verme torear.

XL. Veo que los alguacilillos le dan dos besos cuando le entregan las orejas.

R.R. Sí, pero entre toreros nos damos la mano. Nunca me dicen piropos por ser mujer y en las redes dicen barbaridades de todos, pero a palabras necias…

XL. ¿Se maquilla para torear? ¿Es coqueta?

R.R. Lo soy y me encantan los tacones, pero no me maquillo: en el ruedo se suda mucho y mejor que todo sea muy natural. Por cierto, el traje de luces engorda. marca mucho las caderas, la taleguilla es muy alta y la chaquetilla, muy corta. ¡Pero es el que hay!

Guardar la línea

Desayuno de domingo con Rocio Romero

 

«Tomo un tazón de cacao y un mollete tostado, abierto por la mitad, con aceite de oliva y tomate. Trato de no pasarme para mantener la línea e irme luego a entrenar».

También te pueden interesar más artículos sobre el mundo del toro…

José María Manzanares: “El 90 por ciento de las cornadas se debe a errores del torero”

Victorino Martín: “A mi edad puedo decir lo que me dé la gana, que tengo más premios que años”