Nejan y Ahu son dos jóvenes turcos residentes en Róterdam, donde atienden su propio negocio: Amada Coffee, ya conocido dentro y fuera de los Países Bajos por servir ‘selficinos’. Por E. F. 

Usted se hace una foto, la envía al portátil de la tienda y, en segundos, su imagen se ‘imprime’ con tinta comestible sobre la espuma de leche al vapor. El precio: 4,50 euros.

tu cara en el cafe en amada coffee

Todo surgió, cuenta Nejan, cuando él y Ahu vieron el dispositivo de impresión en Singapur. «Nos pareció genial y de inmediato buscamos comprar uno». «Sí -dice ella-, realmente queremos distinguirnos aquí».

También te puede interesar más noticias sobre café…

¿Qué esconde una taza de café?

Cápsulas de café, un grave problema medioambiental