San Juan de Puerto Rico, 1978. Licenciado en Música Clásica por la Universidad de Florida y músico desde hace 20 años. Vuelvo a España con mi gira Love & Dance World Tour, que incluye aún ‘Despacito’. Por Virginia Drake / Fotos y vídeo: Javier Ocaña

XLSemanal. Tenerife, Las Palmas, Ibiza, Barcelona, Marbella… ¿Repite show?

Luis Fonsi. Es la misma gira del año pasado, al 70 por ciento: hay más conciertos y canciones, y coreografías nuevas como Calypso, Échame la culpa

XL. ¿No se harta de que le pidan Despacito?

L.F. Todo artista sueña con un éxito, y Despacito es el vídeo más visto en la historia de YouTube, la canción española más vendida del mundo, la única en español nominada en los Grammy como mejor canción del año; y solo han llegado a ser número 1 en Billboard tres canciones en español. Despacito, La bamba -hace 25 años- y Macarena. Y Despacito, aún hoy, sigue siendo el número 2 de esa lista.

XL. Maduro cambió la letra y utilizó su canción en la campaña electoral de 2017, ¿lo ha demandado o ha tenido que tragar?

L.F. Ni lo uno ni lo otro. Maduro usó ilegalmente la melodía y creí importante decir a mis hermanos venezolanos que yo no estaba de acuerdo. Y ahí lo dejé.

XL. ¿Le pagó bien los derechos de autor?

L.F. Ni me los pagó ni quiero recibirlos. No quiero saber nada de ese caballero.

XL. Ha cantado ante el Papa, Bush, Obama…

L.F. Canté en el jubileo de 2000 ante Juan Pablo II; en la Casa Blanca en el homenaje del 11-S; y ante Obama en Oslo, al recibir él el Nobel de la Paz: hablamos un rato y me cayó muy bien.

XL. ¿Y si Trump lo invitara a cantar, iría?

L.F. Absolutamente, no. En vez de unir al país, Trump lo está dividiendo.

XL. En Miami está rodeado de cantantes españoles, ¿quedan para tomar una copa?

L.F. ¡Mucho!, sobre todo con Alejandro (Sanz), con Toñito (Orozco) y con David (Bisbal), uno de mis mejores amigos, con el que he hecho giras y me he ido de vacaciones y a pescar. Y con Enrique Iglesias me llevo genial, es un tipazo.

XL. ¿Cómo lo lleva en la liga de los grandes?

L.F. Mi papá me enseñó a tocar el cielo sin levantar los pies del suelo. Ese es mi lema, y a mí no se me va a ir la cabeza. La grandeza de un artista está en su humildad.

XL. Pidió matrimonio a su mujer, la española Águeda López, de rodillas en el Pont des Arts, de París. ¡Ya le vale!

L.F. Uno tiene que ser romántico y detallista en la vida [ríe].

luis fonsi, nueva gira, despacito

XL. Y tienen dos hijos. Mikaela y Rocco.

L.F. Sí, primero nació mi princesa…

XL. Oiga, no se me ponga tan cursi.

L.F. ¡Lo siento! Soy supercursi [ríe]. Mi princesa hace de mí lo que quiere: busco ser firme en casa, pero me cuesta. Y estoy enamorado de mi Roquito.

XL. ¿Qué considera más sexy en una mujer?

L.F. La seguridad con la que se mueve.

Desayuno: ‘Iberizado’…

desayuno luis fonsi

 

«Lo más importante es un buen café con un poquito de leche; me he vuelto muy cafetero. Y un par de huevitos fritos con jamoncito ibérico y pan tostado».