“Soy una persona herida, con una cicatriz muy profunda”. Isabel Gemio publica ‘Mi hijo, mi maestro’, un estremecedor libro sobre la vida de su hijo Gustavo, que padece distrofia muscular de Duchenne.

Hablamos con Isabel Gemio en una intensa entrevista.

Hace veinte años inició el que pensaba que iba a ser el camino más feliz de su vida: convertirse en madre a través de la adopción de un niño. Y lo ha sido, sin duda; aunque, desde entonces, asista al deterioro paulatino de su hijo Gustavo. “La enfermedad de Gustavo no tiene que ver con su origen. Puede pasarle a un hijo biológico”, comenta la presentadora.

Durante la entrevista cuenta cómo se siente su hijo respecto a la publicación del libro: “Cuando vio el tocho de folios, me dijo que no se lo iba a leer. Entonces empecé a leérselo yo, pero nos pusimos a llorar los dos”. Lamenta también no ser creyente, ya que su única esperanza queda depositada en la ciencia: “Que me perdonen los padres que tienen hijos con cáncer. Para ellos, si termina mal, termina el sufrimiento. Esto es una condena lenta”.

Su exmarido y padre de sus hijos, Nilo Manrique, no aparece en el libro. “El se convirtió en otra persona. Estuvo dispuesto a perder a sus hijos, y los ha perdido”. Y añade: “Si yo hablara de él, al día siguiente estaría en los medios dándome la réplica y contando su versión”.

Puedes leer la entrevista completa aquí.