Ayuda a la relajación y el estrés, mejora la flexibilidad y la concentración, fortalece los huesos y ayuda en la pérdida de peso junto con tu dieta. ¿Qué tipo de yoga es el que más te beneficia? Por Carmen Olalla

¿Qué tienen en común dos celebrities como Madonna y Gisele Bündchen? Cualquiera diría que no demasiado. Y es verdad, pero si hablamos, por ejemplo, de los abdominales más tonificados del lado femenino del planeta, entonces está claro. son los de ellas. Y no, no se deben a interminables tablas y repeticiones de abdominales puros y duros. Lo de Madonna y Bündchen es gracias al yoga. Y no son las únicas. Una larga lista de celebrities planetarias se han apuntado a los beneficios de esta disciplina milenaria nacida en la India y que está decidida a conquistarnos a todos en una especie de revolución sana y silenciosa. Todo en búsqueda de la eterna juventud y la ‘amortalidad‘.

Cindy Crawford

Pero, ¿qué tipo de yoga es el más conveniente para cada uno? ¿Dónde se puede practicar? ¿Duele? ¿Es necesario aprender sánscrito para practicar bien el yoga? Estas y otras preguntas tienen respuesta.

Para empezar, ¿qué es el yoga?

Se trata de una disciplina milenaria con beneficios reconocidos para la salud, que cada vez cuenta con más practicantes en el mundo occidental. Quizá porque parece capaz de llenar un vacío que móviles de última generación y tabletas no pueden. Pero elegir un tipo de yoga porque hay más de uno y un centro adecuado al que acudir puede desanimar al neófito más entusiasta. Quizá lo primero que debemos preguntarnos, antes de comenzar la búsqueda, es qué esperamos encontrar en el yoga. ¿Cuáles son nuestras expectativas? ¿Paz interior? ¿Relajación? ¿Una forma de ejercicio físico suave? Hay tipos de yoga para satisfacer todos los gustos y necesidades; casi tantos como maestros, porque, a medida que se ha extendido, ha experimentado cambios más o menos profundos. Diferentes yoguis, diferentes interpretaciones.

Aunque también es cierto que no solo se trata de espiritualidad y meditación. Un reciente estudio del Centro Médico Erasmus de Róterdam asegura que el yoga es tan bueno a la hora de reducir los riesgos de enfermedad cardiaca como otros ejercicios aeróbicos; entre ellos, la bicicleta o caminar. Además, su práctica habitual contribuye a reducir el índice de masa corporal, la presión sanguínea y el colesterol. Lo que es especialmente práctico en personas con enfermedades cardiacas previas que no pueden realizar ejercicios extremos. Así que, puestos a elegir un deporte, y si no estamos dispuestos a dejarnos la piel en la camiseta, no es una mala opción.

Heidi Klum

Pero ¿cómo elijo el centro y el profesor?

Según la Federación Catalana de Yoga, solo hay un título oficial y es el Certificado de Profesionalidad en Instrucción en Yoga, que entregan los servicios de empleo autonómicos tras haber realizado un curso en un centro homologado. Pero en la actualidad, según el secretario de la Federación Española de Yoga Profesional, Juan Almirall, es cierto que desde 2012 existe un Certificado de Profesionalidad en Instrucción de Yoga, pero aún es pronto para que dicha titulación esté implantada y pueda ser exigible. Se trata de un título que cualifica a los profesores para impartir un yoga muy orientado a la práctica de posturas, pasando por encima los demás aspectos de esta disciplina.

Y entonces ¿cualquier centro vale? Profesores con titulación hay muchos , asegura Almirall. Para Raquel Clemente, profesora de yoga en el Centro de Yoga y Bienestar Yogi Omniverse, en Madrid, es importante ratificar que los profesores del centro son titulados y tienen acreditación oficial. También es interesante que ofrezcan una prueba gratis para saber cómo te hace sentir la práctica y el profesor .

¿Qué debo hacer si tengo problemas con algún centro o profesor?

No hay una única asociación o federación de profesores y centros, y su afiliación no es obligatoria. Si tuvieras algún problema que no pudieras resolver con tu profesor o centro, tendrías que presentar una reclamación formal.

Qué tipo de yoga debo elegir si…

¿Soy constante? ¿Soy poco disciplinada? ¿Energética? ¿Tranquila? Para Juan Almirall, cualquier tipo de yoga está indicado para todo el mundo. Lo importante es encontrar un buen profesor, es lo que te hará ser constante y disciplinado. Son muchos los beneficios del yoga y se experimentan muy rápidamente. Quizá si eres enérgica lo mejor es un yoga tranquilo que te ayude a equilibrar la mente; si eres tranquilo, tal vez un yoga energético como el kundalini te aporte lo que te falta.

Cameron Alborzian

Por ejemplo, ¿si quiero perder peso? ¿si tengo problemas de espalda?

Hay centros que ofrecen clases destinadas a embarazadas, niños o para mayores de 65 años. Si tienes problemas de espalda, es mejor asesorarse de los ejercicios más beneficiosos y avisar a tu profesor, que en general podrá darte un programa adaptado. Y si quieres perder peso, mejor hacer un ejercicio aeróbico o buscar un yoga algo más dinámico.

Demi Moore

Ten en cuenta

Tus propias limitaciones. Y para esto es muy importante el tutor. La profesora Raquel Clemente lo tiene claro. Es vital; si un profesor te empuja o fuerza en alguna postura para intentar que llegues más allá, puede terminar en lesión. Cada cuerpo es un mundo y cada uno debe conectar con él y saber dónde están los límites de movilidad sin sobrepasarlos.

¿Por cuál empiezo? Un buen profesor de hatha yoga te enseñará las posturas más clásicas y los ajustes que más te convienen, asegura Juan Almirall. A partir de aquí, un buen principio, puedes ir investigando y avanzando en otros estilos.

¿Cómo lo hago? Es necesario efectuar movimientos lentos, conscientes y controlados, evitando los bruscos o impulsivos. Se debe realizar siempre con el estómago vacío, utilizar prendas cómodas y holgadas y practicarlo sobre una superficie que no resulte demasiado dura, pero tampoco demasiado blanda.

Ser paciente y humilde. Por impresionantes que se vean algunas posturas -asegura Juan Almirall- seguramente habrá muchas que no podrás realizar nunca, así que confórmate con lo que te haga sentir bien.