Shaquem Griffin tenía cuatro años cuando sus padres se lo encontraron en la cocina con un cuchillo en la mano. Quería cortarse la mano izquierda. El dolor, les dijo, era insoportable.Por Fernando Goitia / Fotos: Getty Images 

Shaquem sufría síndrome de bridas amnióticas: durante su gestación, la muñeca se le enredó con una fibra y quedó atrofiada. Poco después, un cirujano le amputó esa extremidad. Aun así, creció practicando el fútbol americano con su hermano gemelo. Su padre jugaba con ellos sin hacer diferencias y Shaquem Griffin aprendió a su manera. Llegó a la universidad y allí sus números deslumbraron a los ojeadores.

Con cuatro años quiso cortarse los dedos. No soportaba el dolor

El año pasado, su equipo ganó la Peach Bowl (Liga universitaria) y él fue elegido mejor jugador de la final. En mayo firmó con los Seattle Seahawks su primer contrato profesional. La suya es, sin duda, una gran historia.

UCF linebacker Shaquem Griffin (18) returns a fumble 20 yards for a touchdown in the second quarter against Austin Peay at Spectrum Stadium in Orlando, Fla., on Saturday, Oct. 28, 2017. UCF won, 73-33. (Stephen M. Dowell/Orlando Sentinel/TNS via Getty Images)

De héroe universitario…

En enero, Griffin ganó con su equipo la Liga universitaria de fútbol americano. Fue elegido Jugador Más Valioso de la final.

… a profesional

Acaba de firmar por cuatro años y 2,8 millones de dólares con los Seattle Seahawks, de la Liga profesional.

También te pueden interesar estos artículos sobre otros deportistas con discapacidad física

Ricardo Ten, el laureado deportista paralímpico español al que le faltan los brazos y una pierna

 Juan Postigo: “Con una pierna me lo paso el doble de bien que si tuviera dos”

 Daniel Stix. “La vida no es fácil, pero es bella”