En 1926, la aviación española protagonizó un viaje de repercusión universal: el vuelo, de más de 10.000 kilómetros, entre Palos de la Frontera y Buenos Aires

La idea fue del capitán Mariano Barberán, que propuso al dictador Miguel Primo de Rivera un vuelo hasta América, émulo de la epopeya colombina, que llenase de orgullo al mundo iberoamericano. Para eso tenía que proyectarse algo aún no realizado: un viaje hasta Argentina, de más de 10.000 kilómetros, con un hidroavión. El aparato elegido fue un Dornier y el piloto adecuado para aguantar las muchas horas de vuelo fue Ramón Franco, hermano de Francisco, un africanista recién ascendido a general. La tripulación se completó con un mecánico, el soldado Pablo Rada, un experto en comunicaciones, el capitán de Artillería Julio Ruiz de Alda, y un navegante, el teniente de navío Juan Manuel Durán. La Marina se encargó de la logística del viaje y dos destructores acompañaron al hidroavión, bautizado Plus Ultra.

Ramon Franco Plus ultra conocer historia

Retrato de Ramón Franco hecho en el Club Náutico de Las Palmas expresamente para Prensa Española por encargo de su corresponsal en la capital canaria el día antes de su salida para Cabo Verde

Despedida apoteósica

El viaje, programado en cinco etapas, se realizó en siete y tuvo un solo protagonista: Ramón Franco, un piloto de extraordinaria resistencia y capacidad, pero vanidoso y contradictorio. La primera etapa se inició en Palos de la Frontera el 22 de enero de 1926, ante millares de personas que tributaron a «la cuarta carabela» una despedida apoteósica, y concluyó en Las Palmas de Gran Canaria. Tampoco tuvo dificultad el segundo tramo, desde Las Palmas a Porto-Praia (Cabo Verde).

El trayecto, programado en cinco etapas, se consiguió en siete y tuvo un único protagonista, Ramón Franco

Para la tercera etapa hasta Recife -el trayecto más largo y peligroso-, Franco ordenó aligerar al máximo el aparato y obligó al marino Durán a embarcarse en el destructor Alsedo (probablemente para que no le hiciera sombra). Se le ha reprochado que iniciara la etapa tarde, lo que ponía Recife fuera de su alcance. A eso se añadió el mal tiempo y la pérdida del contacto con los buques. Al caer la noche, incapaces de llegar a Recife, retrocedieron hasta los islotes de Fernando de Noroha, donde horas más tarde les encontró el Alsedo.

Plus Ultra Ramon Franco conocer historia

Buenos Aires (Argentina), 10/02/1926. LLegada del «Plus Ultra». Los niños rompen el cordón policial y para poder estrechar la mano a Ramón Franco cuando este se aproxima al Congreso

El tramo no recorrido para alcanzar Recife fue la cuarta etapa, un trayecto corto que Franco parece que trató de hacer emocionante. Se supone que fingió una avería y alcanzó Recife volando entre sus edificios. En la quinta etapa (Río de Janeiro) se les tributó un espectacular recibimiento. Hasta Buenos Aires Franco dividió la etapa y amerizó en Montevideo, para darse un baño de popularidad y fastidiar a Primo de Rivera, que había prohibido la escala. Al final, tras la triunfal bienvenida en la capital uruguaya, recorrieron los 200 kilómetros hasta Buenos Aires, donde llegaron el 10 de febrero.

EL VIAJE QUE NUNCA FUE

Plus Ultra aviacion aventura

El Gobierno español había decidido que el Plus Ultra se quedase en Buenos Aires, pero allí, Ramón Franco -en un nuevo acto de insubordinación- hizo declaraciones en favor de un retorno por el
Pacífico: llegar a Chile y, luego, Perú, Ecuador, Panamá, Cuba, Nueva York, Terranova, Azores y alcanzar España en Vigo. Hubiera sido, realmente, un viaje grandioso que no estaba preparado. Pese a las manifestaciones en favor de ese retorno, finalmente, el hidroavión se quedó en Argentina
y Franco regresó a España.