¡Ojo! Los donuts de Jae Yong Kim no se comen. Este ceramista surcoreano pinta sus obras con vivos colores y los decora con brillantina y cristales de joyería. Por F. G. 

jae yong kim

Para conseguir ese aspecto de glaseado, aplica tres capas de esmalte. Ya tiene cientos de ellos, inspirados en artistas como Lichtenstein, Pollock y Warhol. Es su modo de decir que la felicidad está en las pequeñas cosas. «Donut worry… be happy!», es su lema.

También te pueden interesar estos artículos sobre cerámica

La cerámica está de moda

Cerámica y cristal, las estrellas del salón

Cerámica de Sargadelos: vuelve el gran azul