Chema Madoz aprecia cosas en los objetos que estaban en ellos, pero que no veíamos. Es un fotógrafo diferente… No trabaja con la cámara al hombro, si no con una libreta. Es un cazador de ideas y significados, un poeta visual… Por Fátima Uribarri

• Felipe Romero y su proyecto Reducción: políticas de escape

XLSemanal. Trabaja de una manera diferente que sus colegas.

Chema Madoz. Nunca llevo la cámara al hombro. Pero el ejercicio es el mismo que el de ellos: buscamos imágenes constantemente.

XL. Hace algo para inspirarse? Leer, ir a ferreterías…

C.M. No hago las cosas con la idea de inspirarme. Leo porque disfruto. La literatura, el cine, la televisión, la música… todo se convierte en algo para trabajar. Vas sacando partido de la propia vida.

X.L. Hace dibujos previos.

C.M. Son como apuntes. Anoto ideas, emociones, conceptos. A veces mis libretas me sirven para recuperar material que en su día no resolví de forma adecuada.

“Todo tipo de cosas te resultan útiles para trabajar. Sacas partido de la propia vida”

XL. Se dedica a observar.

C.M. Todo pasa por estar la mayor parte del día no en un estado de contemplación, pero sí alerta en cuanto a lo que te rodea. Voy al estudio cuando sé qué es lo que quiero hacer y he reunido los elementos para trabajar con ellos.

XL. Va a chamarilerías a la caza de objetos?

C.M. Me gustan los mercadillos, El Rastro, los lugares donde hay acumulación de objetos. Voy buscando cosas que necesito para resolver alguna imagen y suelo volver con algo que no iba buscando.

XL. Le parece correcto que a sus fotografías se las defina como poemas visuales?

C.M. Es halagador. Coinciden en la intención la fotografía y el poema. Ambos intentan transmitir una idea con pocos elementos.

XL. Aprecia en los objetos cosas que otros no ven.

C.M. En la contemplación de un objeto hay algo latente que intuyo y me atrae. A través de la fotografía intento definir esas intuiciones.

XL. A los demás nos ciega la utilidad de esos objetos?

C.M. Cuando sabemos para qué sirve un objeto perdemos interés sobre él. Para mí, sin embargo, siempre ha habido algo más que dejamos de lado, relaciones, simbología… Si lo manipulas levemente, liberas al objeto y dejas intuir esas relaciones.

XL. Le resulta cada vez más difícil encontrar nuevas ideas?

C.M. Yo me podría agotar, pero las posibilidades que ofrecen los objetos son ilimitadas. A los escritores tampoco se les agotan las palabras. Yo podría dejar mañana de hacer fotos con objetos, pero habría otros artistas que les sacarían partido porque son portadores de ideas y se puede jugar con ellos, cambiarles el orden, el sentido… son ilimitados.

XL. Ha ido evolucionando.

C.M. Vas afinando más. El trabajo es como una persona que vuelves a ver con el paso del tiempo y ha cambiado, pero la reconoces.

XL. Ahora le ayuda un equipo.

C.M. Ha habido una serie de ideas que yo no podía materializar físicamente y, por eso, las había dejado de lado. He dado con unos colaboradores que me ayudan a solucionar alguna de esas ideas que requieren de una destreza manual de la que yo carezco.

XL. Hay objetos que se repiten en su obra, como los zapatos.

C.M. Es difícil definir el porqué de la insistencia de algunos objetos que se repiten. En los libros y los elementos de la música es más fácil de justificar porque siempre me han interesado la música y la literatura. No es que esté todo el día pensando en los zapatos, pero tienen una carga simbólica muy fuerte. Y los de mujer tienen una belleza llamativa.

XL. Se siente frustrado si alguien le dice que no le transmite nada una fotografía suya?

C.M. Me ha pasado en alguna ocasión. No lo siento como un fracaso mientras sea una imagen que a mí me ha supuesto algo. No tiene que suponerlo para todo el mundo. Cada espectador hace una lectura de las imágenes a través de su propia experiencia.

XL. Se ve fotografiando de otra forma?

C.M. De una manera consciente he limitado mi campo de acción (solo fotografía objetos y en blanco y negro). Esa dificultad es lo que hace de acicate. El objeto me permite hablar de todo.

“Todo tipo de cosas te reSultan útiles para trabajar. Sacas partido de la propia vida”

Chema Madoz. Obra reciente. Galería Elvira González. Madrid. A partir del 13 de septiembre.

Universo Madoz

Universo Madoz

Aprecia cosas en los objetos que estaban en ellos, pero que no veíamos. Es un fotógrafo diferente. No trabaja con la cámara al hombro, sino con una libreta. Es un…

También te puede interesar este artículo sobre Chema Madoz

Chema Madoz, el ‘Houdini’ de la fotografía

Ramón Masats, España vista por un genio