Entramos en la sede central de la Agencia Estatal de Meteorología, donde nos cuentan algunas de sus anécdotas y momentos delicados como el día de la boda de Felipe y Letizia.

Alicia López Rejas, jefa del Centro Nacional de Predicción: “El día de la boda de Felipe y Letizia fue delicado para nosotros”

Pasamos momentos críticos en los que se vive tensión. Un parámetro muy delicado es la cota de nieve. El margen de error que tenemos está entre 100 y 200 metros. Es más que suficiente en un sistema montañoso. Pero en una capital es más delicado. En Madrid, si se pone a nevar a las ocho de la mañana un lunes y no has avisado, ¡puede ser terrible!

Otro momento delicado fue el día de la boda de Felipe y Letizia, en mayo de 2004. Coincidieron varias circunstancias climatológicas que hacían muy difícil dar una predicción precisa para ese día. Barajamos varias opciones y dimos una probabilidad elevada de precipitaciones… ¡y llovió muchísimo! Todo el mundo estaba muy disgustado, salvo nosotros. ¡Aquí hubo aplausos! Porque habíamos acertado en la predicción».