Una exposición en el Museo de Londres en la que se exhibe un vestido de la reina Victoria de Inglaterra ha hecho que se repare en su baja estatura. Por L. G. 

Se trata de un vestido de luto que lució durante el entierro de uno de sus nietos, fallecido como consecuencia de la llamada ‘gripe rusa’. ‘Oficialmente’, la reina media 1,52, pero cuando llevó ese vestido, en 1892, a los 71 años, medía algo menos. La muestra no es sobre la reina, sino sobre las epidemias, como la que mató a su nieto el príncipe Eddy cuando iba a casarse a los 28 años. Su muerte alteró la línea dinástica, que pasó a su hermano Jorge V, y cambió la percepción misma sobre la gravedad de la gripe.