Los Médici fueron mecenas de los artistas más relevantes de la época como Miguel Ángel, a quien Lorenzo el Magnífico financió sus obras…

La dinastía de los Médici, que dominó la vida de Florencia y la Toscana durante tres siglos, comenzó con Giovanni di Averardo (1360-1429), quien dio impulso a la banca familiar al tomar a su cargo los intereses de la Iglesia.

La que sería una de las grandes fortunas de la Historia comenzaba a despuntar, pero recibió su consagración con Cosme el Viejo (1389-1464). Hombre inteligente, dotado de olfato para los negocios y de habilidad política, fue banquero al servicio de la Santa Sede y de los reyes de Francia y de Inglaterra, a la vez que comerciante. Con él, los Médici despegaron no sólo en el ámbito económico, sino también en el artístico: fue un gran amante del arte y quien comenzó la tradición de mecenazgo. Bajo su financiación se construyeron palacios y ayudó a artistas como Donatello.

Entre los grandes Médici figuran Lorenzo el Magnífico (1449-1492), poeta, filósofo, diplomático y mecenas de artistas como Miguel Ángel, y León X (1474-1521)

El último de a dinastía

Gian Gastone (1671-´1737), último gran duque de Toscana, al contrario que su familia, no tuvo ningún interés en la política, llevó una vida de excesos y murió sin descendencia.