Investigaciones israelíes y una subasta de cine ponen de actualidad el Arca de la Alianza, el rico cofre donde se custodiaron los Diez Mandamientos, un tesoro que se detalla en la Biblia y que persiguen Hollywood y estudiosos de medio mundo. Por Fátima Uribarri / Foto: Cordon Press

Se van a subastar en Los Ángeles objetos utilizados en el rodaje de películas de enorme tirón como Alien, Rocky, la saga de La guerra de las galaxias o En busca del Arca perdida. De esta última se pujará por el medallón que ayudó a Indiana Jones a ubicar el paradero del Arca de la Alianza.

Aquella búsqueda peliculera prosigue en la vida real. Eminentes arqueólogos, periodistas, novelistas, historiadores, aventureros o investigadores de casi todas las nacionalidades se han zambullido en la misión de dar con el arca tan detalladamente descrita en la Biblia, en el libro del Éxodo (capítulo 25): «Harás un arca de acacia de dos codos y medio de largo, codo y medio de ancho y codo y medio de alto. La revestirás de oro puro; por dentro y por fuera las revestirás; y,
además pondrás en su derredor una moldura de oro». En su interior, este rico cofre guardaba las Tablas de la Ley, los Diez Mandamientos dictados por Dios a Moisés en el Monte Sinaí.

La Biblia cuenta que el arca y el tabernáculo (un templo portátil donde se colocó) atravesaron con Josué el río Jordán camino de Jericó. El arca estuvo en Gilgal –junto al mar Muerto– Betel y Siló. Pasó durante un tiempo a manos de los filisteos; la recuperaron los judíos y el rey David ordenó su traslado a Jerusalén. Se depositó en el sanctasanctorum del templo del rey Salomón, la primera ubicación con ambición perenne para el arca. Pero en el año 587 a.C. los babilonios comandados por Nabucodonosor destruyeron y saquearon el templo.

Nuevas pistas sobre el Arca de la Alianza 1

Escena de Indiana Jones en ‘En busca del Arca perdida’

¿Qué paso con el arca? Brotan las hipótesis más variadas. El arqueólogo Eric H. Cline sostiene que se fundió para aprovechar su oro. Pero el arca no aparece en las minuciosas listas de confiscaciones de los babilonios. Es raro.

Hay diversas teorías respecto a su paradero. Unos la ubican en Jordania. Otros aseguran que Melenik –el hijo que tuvo el rey Salomón con la reina de Saba– se la llevó a Etiopía y en este país hay varias ubicaciones posibles. Hay quienes sostienen que está en un túnel secreto excavado bajo la Explanada de las Mezquitas en Jerusalén. Incluso hay quien cree que el arca ha regresado a su lugar de origen y que se encuentra en el Monte Sinaí.

También hay evidencias de que –como se cuenta en la película de Indiana Jones– los nazis se interesaron por ella. El arca de la alianza (un objeto sagrado al que incluso se le atribuyen poderes sobrenaturales) genera una constante curiosidad universal. Uno de los últimos hallazgos –habrá más porque la búsqueda no cesa– lo ha realizado la Universidad de Tel Aviv al excavar donde estuvo la antigua ciudad de Quiriat-Jearim, emplazamiento del arca anterior a su traslado a Jerusalén. Los investigadores han encontrado allí restos de un sitio bíblico del siglo VIII a. C. que podría haber servido como santuario para el Arca de la Alianza. La búsqueda continúa.

Te puede interesar

La verdadera historia de Noé