Abundan las manos pintadas en cuevas durante el Paleolítico Superior (hace entre 40.000 y 10.000 años). Por Fátima Uribarri

Lo desconcertante es que a algunas les faltan dedos. Las manos incompletas son poco más de 200 y solo han aparecido en la Península Ibérica y en Francia. Algunos estudiosos creen que no hay amputación, que los dedos están escondidos y se trata de una especie de lenguaje de signos. Un estudio publicado en el Journal of Paleolithic Archaelogy, sin embargo, sostiene que son amputaciones realizadas para cohesionar al grupo; hacer ofrendas a los dioses o como rito de iniciación. No es tan raro: hay más de cien culturas que practican la amputación voluntaria.

Te puede interesar

Las pinturas rupestres más antiguas de América