Las cifras del viagra, el fármaco superventas aprobado en 1998 y que revolucionó las relaciones sexuales hace ahora 20 años. Por Ixone Díaz Landaluce

1989, año del hallazgo

Viagra nació por accidente. En 1989, la farmacéutica Pfizer estaba realizando el ensayo clínico de un nuevo compuesto para tratar enfermedades cardiovasculares. Pero aquellos pacientes voluntarios que probaron el sildenafilo por primera vez empezaron a describir unas potentes y duraderas erecciones como el efecto secundario más habitual de la droga.

Tardó 10 años en aprobarse

En 1998, Estados Unidos aprobó el primer fármaco para tratar la disfunción eréctil, y viagra se convirtió en un medicamento superventas. El mecanismo es relativamente sencillo: el fármaco aumenta el riego sanguíneo en el pene, procurando erecciones más potentes y duraderas.

66 millones de recetas

Esa es la cantidad que ha vendido Pzifer desde entonces en todo el mundo. Sin embargo, viagra ya no monopoliza el mercado: otros fármacos como Levitra o Cialis producen efectos similares con diferentes formulaciones. Además, la expiración de la patente ha dado lugar a la llegada de los genéricos. Aunque en países como el Reino Unido su venta es libre, en España este tipo de fármacos solo puede conseguirse con receta.

2051 millones de ingresos

Eso registró Pfizer en 2012 por la venta de viagra antes de perder la patente. En 2017, la cifra había caído a los 800 millones.

70.000 pesetas costaba el primer envase

En Europa, durante los meses en que aún no estaba autorizada, las farmacias de Andorra, Gibraltar y San Marino, las únicas que podían venderla, se vieron desbordadas. Ni siquiera el elevado precio del producto, 70.000 pesetas (420 euros) por un envase de 30 tabletas, disuadió a los compradores.

El 50 por ciento de los hombres

Esta es la cifra de varones de entre 40 y 70 años que experimentan disfunción eréctil en algún momento. Aunque los datos varían según el estudio, un 10 por ciento experimenta la severa, dato que alcanza hasta el 25 por ciento pasados los 60 años. Entre los menores de 40 años, el 26 por ciento reportan disfunción eréctil en algún momento.