Los alardes tecnológicos más futuristas ya están en camino: sensores, ‘apps’, superordenadores, incluso vendas que ‘pitan’ si algo no va bien. Por Manuela Giménez / Foto: Shutterstock e Institute of Technology

Un gusano hará las colonoscopias del futuro

Vendajes que cambian de color o ‘pitan’ si algo no va bien; medias que registran la frecuencia cardiaca; sensores implantados en el cuerpo que informan sobre patrones del sueño, niveles de hidratación, composición de la orina, hormonas del estrés y casi cualquier otra cosa que pueda medirse. Todo esto existe o está en proceso.

El superordenador Watson consulta los hallazgos clínicos relacionados con cada caso y emite diagnósticos

Son alardes tecnológicos sorprendentes. Hay marcapasos recargables capaces de convertir la energía mecánica de un latido del corazón en energía eléctrica. Se prepara una nueva generación de antibióticos, auténticas bombas inteligentes que destruyen las cepas de bacterias sin dañar otros elementos del cuerpo. También está el superordenador Watson, de IBM: el médico le comenta los síntomas del paciente, la máquina consulta los hallazgos clínicos en todo el mundo relacionados con el caso y sugiere diagnóstico y tratamiento. Y existe un rosario de aplicaciones para smartphones casi para todo.

Algunas permiten al médico hacer un electrocardiograma remoto en cualquier lugar donde haya conexión; otras descifran las radiografías, rastrean lunares sospechosos o toman una fotografía del oído interno de un niño, se la pasan a su médico de familia y permiten saber al instante si hay infección de oído.

Órganos impresos en 3D

Los último en tecnología para la salud 1

Hígados, riñones y vejigas impresas están en desarrollo. Ya se han implantado orejas en 3D combinadas con células cultivadas del receptor. Y en Estados Unidos se trabaja con piel artificial creada a partir de tejido animal.

‘Alcoholímetros’ para diagnósticar cáncer

Los último en tecnología para la salud

En el Instituto de Tecnología de Georgia, un dispositivo parecido a un alcoholímetro ha detectado cáncer en pacientes con una precisión de hasta el 80 por ciento. Y solo cuesta 100 dólares.

Hospitales portátiles

Es una idea china. Cada hospital estaría compuesto por diez contenedores, con salas para exploración, farmacias, quirófanos, equipos de diagnóstico y consultas. Los contenedores se pueden configurar y equipar de forma específica para cada ubicación. Es mucho más barato que construir un pequeño hospital. Aunque los primeros están pensados para instalarse en países de África, la idea es aplicable en todo el mundo, en cualquier comunidad rural.

Foto principal: biomarcadores en los dientes. Existe ya un sensor que se puede colocar en un diente (en la foto, uno de caballo) y mide movimientos irregulares de la mandíbula, inhalaciones tóxicas, la frecuencia de la tos o si se están comiendo alimentos perjudiciales para la salud.

Te puede interesar

Su nuevo médico de cabecera

¿Cómo será la salud del futuro según cinco premios Nobel?