La macrobiótica no solo se fija en el valor nutricional de los alimentos, sino en su parte energética. Todos los alimentos tienen cualidades yin o yang, pero en cada uno predomina una de las energías. El objetivo es equilibrarlas. Haciéndolo, se pierde peso.

ALIMENTOS YIN Y YANG

Muy yang. Sal, Huevos Carne roja, Carne blanca, Queso curado, Pescado azul, Pescado blanco.

Yin yang. Cereales, Legumbres, Verduras de raíz, Verduras redondas, Verduras de hoja, Semillas, Frutos secos.

Muy yin. Fruta, Verduras tropicales, Frutas tropicales, Lácteos blandos, Azúcar, Alcohol.

25 términos prácticos

Algas: habituales en la dieta, como el agar-agar (para gelificar) o la hiziki (rica en calcio).

→Arroz: el alimento perfecto. Contiene todos los principios yin-yang en equilibrio justo.

→’Azuki’: judía roja.

→’Bulgur’: trigo integral partido.

→Chucrut: col cortada y fermentada con sal.

→Cuscús: sémola de trigo tratada.

→’Daikon’: rábano japonés blanco y largo.

→’Dulse’. alga marina rojiza y rica en hierro.

→Equilibrio. con los alimentos y los hábitos de vida, la macrobiótica busca el equilibrio emocional y espiritual.

→Energía: el yin y el yang son las dos energías contrapuestas que rigen el universo.

→Fibra: la parte de los cereales, verduras o frutas que la digestión no desintegra.

→Gomasio: condimento tostado elaborado con sésamo y sal marina.

→Jengibre. raíz picante usada como condimento.

→Mijo. pequeño cereal amarillo que se agrega a sopas, ensaladas ‘miso’: fermento de soja y cereales. ¡Vital!

→’Pickles’: verduras prensadas fermentadas.

→Principio único: eso significa el nombre de macrobiótica en japonés.

→’Seitán’: proteína obtenida a partir del gluten del trigo.

→’Shoyu’: salsa de soja. Se usa como aderezo.

→’Shiatsu’: principal terapia complementaria.

→Té ‘Bancha’. o té de tres años, alcaliniza y refuerza.

→Tofu: queso de la leche de soja.

→’Umeboshi’: ciruelas japonesas fermentadas.

→’Wakame’ alga marina usada en la sopa de miso.

→’Yannoh’: café de cinco cereales tostados.

Te puede interesar

Dime lo que comes y te diré quién eres