Empecé a trabajar en radio en Jerez, donde nací en 1973. En televisión fui chico Ana Rosa y conduje DEC durante ocho años. He vuelto con Mira quién baila. Y lo compagino con Atrévete, en Cadena Dial. Por Virginia Drake Fotografía Javier Ocaña.

XLSemanal. Cuando estudiaba Empresariales, decía que quería ser como Gabilondo. ¿Se le fue el tiro?

Jaime Cantizano. Empecé en la radio, pero se cruzó la señora televisión, que es muy coqueta y muy lista, y no me ha ido nada mal.

XL. Entró en Antena 3, se convirtió en un “chico Ana Rosa”… ¡y al estrellato!

J.C. Sí, soy un chico Ana Rosa. Como somos varios, podríamos formar una boys band, que están muy de moda. Hablaré con Màxim y los demás…

XL. Tras Sabor a ti se convirtió en domador de fieras en DEC, donde se todo eran zarpazos y tensiones.

J.C. Los leones nunca son tan fieros como los pintan. En aquel programa, que duraba cuatro horas, entraban estrellas y estrellados… y daba para mucho.

XL. Lo veía todo el mundo, pero nadie lo reconocía…

J.C. Esa es la doble moral de este país. Llegamos a tener un 37 por ciento de audiencia. Eso, ahora, es inalcanzable.

XL. ¿Cuántas horas seguidas trabaja?

J.C. Los lunes y los martes me levanto, como todos los días, a las cinco y media de la mañana para ir a la radio, y a las doce de la noche ya voy con la cabeza perdida. Me sacan en camilla de TVE.

XL. ¿Y cuánto se gasta en dentista para lucir ese pedazo de sonrisa?

J.C. Pues no es una sonrisa postiza, y no solo hablo de los dientes. Yo no soy de sonrisa fácil, aunque lo parezca.

XL. Tengo entendido que con usted hemos perdido un buen pintor, que incluso ganó algunos premios.

J.C. A estas alturas, zapatero a tus zapatos. Lo mejor es que siga haciendo radio y televisión, porque ahora me veo más de brocha gorda.

XL. Con esa cara de bueno que tiene, ¿cómo es enfadado?

J.C. ¡Volcánico! El mío es un enfado por acumulación, explosivo, que es muy peligroso. Pero cuando lo saco todo, me quedo tranquilo dos semanas.

XL. En plena crisis estuvo a punto de irse a Chile, primero, y a Miami, después, pero se quedó.

J.C. Soy muy germánico y planifico las cosas importantes con antelación. Tengo paciencia, algo de brujo y un olfato que no me ha fallado: me quedé y acerté. Ahora parece que estaré un largo tiempo a caballo entre Madrid y Barcelona.

XL. Por cierto, en su día mucha gente presumió de haber sido invitada a su boda, ¡qué honor!

J.C. Mi boda es una de esas leyendas urbanas que me tomo a risa. Cuando me case, no os enteraréis ninguno.

Canti… sano

Jaime Cantizano

«Zumo de naranja, cereales, una manzana y una tortilla de tres claras. Me lo preparo yo cada mañana en casa: es sencillo, natural, ligero, deportivo y equilibrado».