Barcelona, 1959. Soy escritor y abogado. Publico ‘El pintor de almas’ (Grijalbo), que espero que guste como mis anteriores libros: ‘La Catedral del Mar’, ‘Los herederos de la tierra’… Por Virginia Drake / Vídeo y foto: Javier Ocaña

XLSemanal. Escritor tardío, pero de éxitos rotundos: cuatro novelas, diez millones de ejemplares vendidos.

Ildefonso Falcones. Siempre quise escribir. Cuando murió mi padre, tenía 17 años, mi madre, viuda y con cuatro hijos, tuvo que ponerse a trabajar y yo le dije que quería ser escritor. Me dijo que estaba loco, que estudiase una carrera, me ganase bien la vida y que, luego, si aún quería, escribiera. Así que estudié Derecho y abrí un bufete con dos socios.

XL. Y durante cinco años, en ratos libres, escribió La Catedral del Mar, y vendió seis millones de ejemplares.

I.F. Fue una sorpresa total, un cuento de hadas. La ofrecí a todas las editoriales, ninguna la quiso. La terminé en 1999 y hasta 2004 no tuve una oferta.

XL. En este libro, la clase trabajadora se rebela contra la Iglesia y no contra los burgueses que la explotaban.

I.F. Fue así y sigo sin entenderlo: luchan por sus derechos, pero no se revuelven contra quienes los oprimen, les puede el anticlericalismo radical de la época.

XL. Desde hace siete años mantiene un pulso con Hacienda por presunto impago de impuestos y evasión a paraísos fiscales.

I.F. El problema no es dónde llevas tu dinero, sino dónde pagas tus impuestos. Tengo a Hacienda detrás de mí, machacándome de un modo tremendo, y me siento totalmente acosado; como lo estaba mi hermano, que era mi asesor y llevaba el tema de los derechos de autor.

Ildefonso Falcones: "Los óncologos me dicen: 'Sé feliz, relájate'. ¿Y eso cómo se hace con un tumor?"

XL. Cuenta en la dedicatoria del libro que lo empezó a escribir con buena salud y lo terminó entre sesiones de quimioterapia.

I.F. Llevo tres años luchando contra un cáncer de colon y he tenido tres metástasis. Mañana me operan de un tumor en el hígado. Los oncólogos te dicen: «Relájate, no te estreses, sé feliz». ¿Y eso cómo se hace en estos casos?

XL. ¿Relaciona sus problemas de Hacienda con la enfermedad?

I.F. No se puede concluir que sea una causa directa, pero el acoso y la tensión de siete años no ayudan. A mi hermano le detectaron otro cáncer en abril, la quimio no funcionó y el cáncer lo devoró en cuatro meses. Murió el 2 de agosto.

XL. ¿Qué pasa por su cabeza?

I.F. Preocupación y desesperación. Tengo 60 años y me gustaría disfrutar de mis hijos y de lo que les venga por delante.

XL. ¿Por qué ha querido comunicar su enfermedad después de tres años?

I.F. Por si alguien que esté en mi situación se puede ver acompañado, y por no tener que contar mi historia a todo el que me pregunta cómo me va. Ahora ya todo el mundo se ha enterado. ¡Y qué le vamos a hacer!

Desayuno: receta de amigo

Desayuno Ildefonso Falcones

 

«Tres o cuatro vasos de agua y un montón de nueces. Me lo recomendó un médico hace muchos años. El café me lo quité en mi época de estudiante».

 

 

Te puede interesar

Ildefonso Falcones: “¡Seamos claros. Una Cataluña independiente sería un desastre!”