Faenza Rávena, Italia, 1974. Soy compositora y cantante. Aunque había decidido dejar de trabajar todo este año, vuelvo a ser ‘coach’ de ‘La Voz’ (Antena3). Por Virginia Drake / Foto y vídeo: Javier Ocaña

XLSemanal. ¿Dónde está viviendo?

Laura Pausini. En Roma, confinada, esperando a que todo se resuelva pronto.

XL. Su madre decía que, de niña, usted era un torbellino, ¿cómo lleva no poder salir?

L. P. Intento que cada día cuente, buscando hacer aquello que siempre posponía, como tocar el piano.

XL. Pero pensaba tomarse un año sabático.

L. P. Sí, pero me han convencido en La Voz y espero ganar esta edición. Aunque Alejandro Sanz tiene un equipazo, el mío, obviamente, es mejor [ríe].

XL. ¿Para qué necesitaba un año sabático?

L. P. Empecé a cantar a los ocho años y hay muchas cosas de mí y de la vida que desconozco y que necesito descubrir para sentirme segura.

XL. ¿Es una mujer insegura?

L. P. Sí, mucho. Solo me siento segura cuando estoy en el escenario cantando. En casa, como mujer, madre y compañera de mí misma, ya no estoy tan cómoda.

XL. ¿Y ya en la escuela tenía complejos?

L. P. Sí, era la única con mucho traserón y mucho pecho, pero ahora tengo la suerte de que estén de moda [ríe]. Además, encontré hombres gilipollas y cabrones que me decían que me tapara más y que utilizara jerséis largos.

XL. Ser madre ha sido su gran sueño.

L. P. Sí; desde los 30 años quería serlo, y tardé ocho en lograrlo. Al final, llegó cuando ya no lo buscaba. Mi hija, Paula, hoy de siete años, fue, es y será la verdadera razón por la que estoy viva.

XL. Su padre puso en la tripa embarazada de su madre canciones de Aznavour. ¿Qué música le puso usted a Paula?

L. P. Ninguna: nunca quise que sea cantante, para que no la traten mal, más aun siendo hija de famosa… Pasa mucho.

XL. ¿Ha sentido acoso en su carrera?

L. P. No, pero veía que lo había. Triunfé muy rápido, pero a mi primer mánager, con 18 años, lo mandé a la mierda porque quería que saliera más sexy en televisión. Esto nunca lo he dicho [ríe].

XL. Tampoco nunca se ha casado.

L. P. Dije que no me iba a casar hasta que en Italia saliera la ley que permitiera casarse a los homosexuales.

XL. Pero esa ley ya existe.

L. P. Ya, ya [risas]. Pero ahora me identifico mucho con Shakira. He leído que no se quiere casar, que prefiere ser la eterna novia de su novio. Y siendo novia, me siento más bambina [ríe].

XL. Una vez llegó a casa sin avisar y pilló a su novio de entonces con otra, ¿sigue dando sorpresas o ya avisa siempre?

L. P. Jajaja, sigo dando sorpresas para vigilar a quienes amo. Soy masoquista. No soporto que me escondan algo ni las verdades a medias.

Desayuno: como un deber

Laura Pausini: "Mi hija, Paula, fue, es y será la verdadera razón por la que estoy viva" 1

 

«No desayuno lo que quiero, pero sí lo que debo para mi salud. Fruta, un bol de leche de soja y cereales».