El 30º aniversario de XLSemanal coincide con los 20 años de carrera de Jarabe de Palo. Pau Donés responde a XLSemanal en un breve descanso de su gira latinoamericana. Por Daniel Méndez

XLSemanal. ¿Qué hacía en 1987?

Pau Donés. Soy del 66, tenía 21 años y estaba en cuarto de Económicas. Y ya trabajaba en mis composiciones. Fui a la universidad por empeño de mi padre. Pensaba que de músico me iba a morir de hambre. Aunque el día que le enseñé el primer cheque de un concierto, el cabrón me dijo: «Ves, ya sabía que te iría bien en la música».

XL. ¿Qué hechos destacaría de los últimos 30 años?

P.D. Ocurrió antes, pero me parece definitiva la muerte de Franco: marcó todo lo que vino en los años siguientes. También la aprobación del matrimonio homosexual. Y el nacimiento de mi hija, en 2003. ¡Eso fue para mí una gran revelación!

XL. ¿El mundo hoy está mejor o peor?

P.D. Mucho mejor, aunque a veces no lo parezca. Nosotros viajamos mucho. Y hay una diferencia espectacular entre la situación de Latinoamérica hace 20 años y la actual. Ese me parece mejor termómetro para ver cómo va el mundo que lo que pasa en España, Francia o Estados Unidos.

XL. ¿En qué hemos mejorado en España?

P.D. En muchas cosas. Hay mucha más cultura y vivimos en una sociedad más cívica, económicamente más confortable, con más servicios… Somos más europeos y estamos más integrados en el mundo.

XL. ¿Y en qué hemos empeorado?

P.D. Remitiéndome a los últimos acontecimientos, creo que han salido a la luz una serie de conductas que pensaba que en este país ya se habían olvidado. No nos hemos librado de cierta manera de hacer corrupta, casposa y burócrata.

XL. ¿Y dentro de 30 años cómo estaremos?

P.D. ¡Mejor! Tengo una hija de 13 años y quiero que vea un mundo mucho mejor que el actual. Espero que las nuevas generaciones reciban una educación en positivo y que sean capaces de pensar en la colectividad, de ayudarse unos a otros. Y que los políticos solucionen los problemas, que para eso los votamos.

XL. ¿Qué invento ha marcado más la sociedad?

P.D. Internet. Es comparable a la rueda o la electricidad.

XL. ¿Quién le ha marcado más a usted estos años?

P.D. Mi madre. Aunque ocurrió hace más de 30 años, con su muerte aprendí tres o cuatro cosas que han sido fundamentales para mí. Soy la persona que soy, el padre que soy, por ella. Y por qué no decirlo, me ha enseñado también a lidiar con la enfermedad… A vivir la vida como si fuera un regalo. Te va poniendo pruebas y tú las vas superando. No hay que comerse el coco mucho más.

XL. ¿Se imaginaba a sí mismo en el lugar en el que está ahora?

P.D. Nooooo. ¡Qué va! Es difícil hacerse a la idea de hacia dónde puede ir el tinglado. Pero sin duda este ha sido un gran año. Mi libro [50 palos…] lleva ya cinco ediciones, alcanzó el número tres de las listas, cosa que hacía años que no ocurría, vamos a hacer 120 bolos, nos han dado el Premio Ondas… ¡Estoy encantado!

XL. ¿Planes?

P.D. Estamos con la gira a tope. Y en diciembre se publica la antología Jarabe de Palo 20 años. El año que viene quería descansar, pero tenemos muchas propuestas, o sea, que continuaremos. Pero el futuro… yo qué sé. No hay plan. Y vivir sin plan es cojonudo. Hace tiempo que vivo con pocos planes, pero ahora más que nunca.

Un mensaje para los lectores

“La vida es urgente. Que cada uno lo interprete como quiera, pero lo importante es vivir el presente: la vida es un regalo. Que nada nos lo joda”.