Cádiz (1971). Soy periodista y mi hábitat natural siempre ha sido la redacción de un periódico. Soy director adjunto de ‘ABC’ y acabo de publicar mi primera novela, ‘Moscas’ (editorial Pepitas de Calabaza). Por Virginia Drake / Foto y vídeo: Javier Ocaña

XLSemanal. Una novela exprés, corta y vertiginosa. ¿Tenía prisa?

Agustín Pery. Creí que me quedaba poco de vida, por un mal diagnóstico; pero también la quería contar como una pelea de boxeo: golpes directos, duros y efectivos.

XL. A los 45 años le dijeron que tenía un tumor cerebral. Nueve meses después resultó ser un derrame del que se ha recuperado. ¿Qué pensó en ese tiempo?

A.P. Que debía haber estado más atento a mi mujer y mis hijos, y traté de hacer cosas que no había hecho. Vamos, que empecé a hacer imbecilidades porque estar enfermo no cambiaría lo buen o mal padre que fui. Lo que sí me hice fue más consciente de mi fragilidad.

XL. Y, ya recuperado, ha vuelto a las andadas.

A.P. Según mi mujer, sí, sigo dedicándole más tiempo a unas cosas que a otras.

Agustin Pery Desayuno

XL. Dice que esta novela es el legado que deja a sus hijos, de 18 y 21 años.

A.P. Aunque es una novela con muchas cosas desalentadoras, creo que es bueno que, cuando la lean, conozcan la realidad, casi de cruzados, de los periodistas.

XL. Cuenta una historia de corruptos, corrosiva y sin contemplaciones.

A.P. Al juzgar la corrupción, no debe haber atajos ni comprensión; debemos ser absolutamente implacables. No entiendo que exista la indulgencia ideológica según de dónde venga. Por desgracia, la corrupción es un partido único donde caben todas las ideologías.

XL. Describe todo un entramado ‘a la mallorquina’ y con un lenguaje atroz.

A.P. En Mallorca he conocido de cerca la corrupción durante siete años. Y el lenguaje es tabernario, sí; en eso se ve al autor. La corrupción social es como una gangrena que empapa a todo el mundo, incluso a los que no participan en ella.

XL. ¿Quién filtra los datos de corrupción?

A.P. Cuando se hacen las listas electorales, el que se queda fuera te empieza a contar cosas que antes no te contaba. No hay mejor informador que un político cabreado con su partido.

XL. ¿Y el periodista que paga un informe?

A.P. [Interrumpe]. Nunca he pagado por información y jamás he publicado nada obtenido por medios ilegítimos.

XL. ¿Lo han intentado comprar?

A.P. Alguna vez me han ‘testado’, me han ofrecido dinero, mejorar la vida de mi familia… Pero, al ver que mi reacción ha sido virulenta -«te parto la cara»-, no lo han vuelto a intentar. No creo que todos tengamos un precio.

XL. Por cierto, dice que matar a un ‘juntaletras’ solo cuesta 60.000 euros…

A.P. Pues igual me he pasado: en algunos sitios nos matan por bastante menos.

Desayuno: el plan ideal

Desayuno Agustin Pery

 

«Los fines de semana, mi desayuno ideal es tomarme un café solo, una coca-cola y un pincho de tortilla. Y lo tomo en un bar».