Cuando la realidad cambia, no queda otra que adaptarse. Y a toda prisa. Sobre todo cuando toda una sociedad está amenazada. El pensamiento lateral se ha convertido en máxima. Y ejemplos no faltan.

ESPECIAL XLVALORES PORTADILLA REINVENTAR Ciudadanos y empresas en primera línea PENSAR FUERA DE LA CAJAM

Sus escenografías han aparecido en la serie Juego de tronos y en la película Lo imposible, pero, cuando empezó esta crisis, la empresa Tecmolde -ubicada en Loporzano, un pequeño pueblo de Huesca- detuvo sus proyectos para dedicarse únicamente a la fabricación de máscaras sanitarias. Fabrican 13.000 al día.

Las empresas se vuelcan para luchar contra el COVID-19.  A causa del estado de alarma, provocado por la crisis del coronavirus, muchas empresas habían tenido que parar su producción. Era hora de reinventarse para ayudar contra la pandemia: en SEAT pasaron de fabricar coches a producir respiradores, Ford, Renault y Fundación ONCE con sus impresoras 3 D crearon miles de pantallas protectoras; la maquinaria de jardinería de SACYR se puso a disposición de la UME para desinfectar…

Las firmas de cosmética dan apoyo a los hospitales. Empresas de cosmética también se han volcado en esta lucha contra el coronavirus poniendo a disposición de los hospitales el material necesario y ofreciendo sus instalaciones para producir geles hidroalcohólicos al personal que se enfrenta a la pandemia. L’Oreal, Estée Lauder, Shiseido… cambiaron su producción habitual de cosméticos para adaptarse a una situación extraordinaria y ponerse al servicio de las necesidades de la crisis.