Desnudando a Frida Kahlo

Tras la muerte de Kahlo, en 1954, su marido Diego Rivera puso sus efectos personales en un baño de su casa en México y ordenó sellar su habitación durante 15 años

Hasta 2004, con la casa ya convertida en el Museo Frida Kahlo, no se inventarió ese contenido. Ishiuchi Miyako, artista japonés, fue invitado a fotografiar más de 300 reliquias. Kahlo sufrió una invalidez toda su vida: primero contrajo polio de niña y luego sufrió un accidente terrible a los 18 años. Para camuflar sus limitaciones físicas, ella elaboró un icónico guardarropa. Cuanto más incapacitada estaba, más elaborado era su vestuario. En 1953 le amputaron una pierna y ya no se recuperó. Pero incluso entonces diseñó una pierna protésica. La sencillez de las imágenes de Miyako y el colorido de Kahlo componen un retrato único de la artista. La exposición Ishiuchi Miyako. Frida puede verse en la Galería Michael Hoppen de Londres.

Fotos: Ashiuchi Miyako (cortesía Michael Hoppen Gallery)