El ISIS ha ordenado decapitar a quienes escapen de las zonas bajo su control. Por L. G.

El Estado Islámico ha ordenado a sus integrantes disparar contra cualquiera que intente escapar de las zonas bajo su control en Irak, especialmente contra niños y mujeres, que son quienes encabezan la huida. Esta política de exterminio se ha agudizado tras el ataque de las fuerzas iraquíes para recuperar el control de la ciudad de Mosul. Allí el Estado Islámico resiste usando todo tipo de tácticas, desde usar a sus habitantes como escudos humanos hasta desplegar a niños y adolescentes suicidas en los barrios del este de la ciudad para atacar a las tropas iraquíes.

Saben que si no los matan los radicales islamistas, los matarán las bombas

Los combatientes de menos de 15 años, que el ISIS denomina cachorros del califato, están escondidos dentro de viviendas en las calles secundarias y se autoinmolan como forma de enfrentarse al Ejército iraquí, mientras los adultos desaparecen y se refugian en zonas más seguras. Pese a verse acorralados en Mosul, los yihadistas todavía tienen capacidad de causar graves daños y tremendo sufrimiento a sus habitantes.