No es fácil conseguir donantes para realizar un trasplante de cara a personas desfiguradas. Por M. G. 

A las dificultades habituales -éticas, genéticas y quirúrgicas-, se suma una reticencia muy comprensible: los parientes del donante se resisten a tener que despedir a su ser querido sin rostro. Para solucionar este problema, un equipo de cirujanos de Nueva York apuesta por las prótesis de rostro creadas en impresoras 3D. Son de un realismo sorprendente.

Te puede interesar…

El mayor trasplante de rostro de la historia

Sergio Canavero: “Voy a trasplantar una cabeza humana”

Pedro Cavadas: “Hacer un trasplante de rostro no me genera ninguna duda ética”

Llega el trasplante de corazón sin donante

Trasplantes de cabeza en simios 

Vender un riñón para llegar a Europa