Alumnos de periodismo llenan un puesto de noticias falsas en Nueva York para denunciar la epidemia de ‘fake news’ en Internet. Por Fernando Goitia 

“Las estrellas de Hollywood se drogan con sangre de bebé”. ¿Se resistiría a comprar una revista con este titular? ¿Y con éste?: «Hillary Clinton pidió al FBI entregar uranio a los rusos». Ambos anuncian noticias falsas –fake news– y ocupan dos de las portadas de este quiosco en Manhattan. Falsas todas ellas, sí, pero publicadas como ciertas previamente en Internet.

Alumnos de la Escuela de Periodismo de la Universidad de Columbia las recopilaron para demostrar con qué facilidad una mentira puede presentarse como realidad en un país donde el 75 por ciento de sus ciudadanos no distingue una información falsa de una real, según un estudio del Ipsos Public Affairs.

El 75 por ciento de los estadounidenses no distingue una noticia falsa de una cierta

Por un día, los futuros periodistas pusieron esta ensalada de falsedades a disposición de los clientes y muy pocos percibieron el engaño. Quizá porque hoy a casi nadie extrañe leer titulares del tipo: «Trump dice que EE.UU.nunca debió conceder la independencia a Canadá».

Te puede interesar

Jaron Lanier: “WhatsApp se han convertido en un arma política, en un ventilador de mentiras

La mentira perfecta es posible