Músico de formación clásica apasionado por los ritmos populares, Emilio Aragón acaba de lanzar el que puede ser el proyecto más personal de toda su carrera. Es, sin duda, el más íntimo. Tanto que ni siquiera pensaba hacerlo público. La vuelta al mundo, firmado por Bebo San Juan, es un disco con aires cubanos con el que rinde homenaje a sus raíces caribeñas.

“No iba a publicarlo. Pretendía hacer un regalo a mi mujer y a mi madre, porque me lo demandaban. Es una carta de amor a ellas y, por ende, a mis raíces”.

“Un día, comiendo en familia, mi madre me dijo. «Óyeme, tú le has compuesto canciones a Celia Cruz, Willy Chirino y toda esta gente, pero nunca has hecho nada para cantar tú». «Mamá, pero ¡cómo voy a cantar música cubana!». Y Aruca se unió al coro: «Pues sí, ya podrías componerme algún bolerito, ¿no?».  El caso es que compuse bolero, guaracha, merengue, son, cogí una que hice para Celia Cruz y llamé a músicos cubanos amigos. Pero cuando ya estaba todo grabado, me cortocircuité. «¡Cómo puedo atreverme a hacer un disco cubano! Es como si me diera por hacer uno de flamenco». Pasé una larga noche de insomnio pensando: «Esto no está bien. Esto no puede ser». Así que llamé a Josemi Carmona, de Ketama, y añadimos guitarras; después a mi amigo Josan Goikoetxea y metimos acordeones. Con esos nuevos sabores, me sentí más cómodo”.

La vuelta al mundo son muchas noches de música en familia. Un regalo para todos aquellos que disfrutan con la música, sobre todo con la música latina”

La entrevista completa este domingo en el quiosco en XLSemanal