Boeing tiene que usar el ‘parking’ de los empleados para almacenar sus aviones 737. No puede entregarlos por la suspensión de vuelos. Por L. G. 

Dos accidentes aéreos que provocaron la muerte de 346 personas en menos de cinco meses obligaron a todos los aviones Boeing 737 Max a quedarse en tierra. Una orden de la Administración Federal de Aviación de Estados Unidos en el mes de marzo los obliga a ello hasta que se determinen las causas exactas de los accidentes y se aseguren de que no es un fallo técnico que pueda afectar a todos los aparados. Obviamente, eso ha provocado la mayor crisis en la historia de la compañía y ha tenido consecuencias incluso en la economía de Estados Unidos. Pero ahora, además, tienen otro problema: dónde ubicar los aparatos que han seguido fabricando pero no pueden entregar a las aerolíneas.

Cada aparato parado supone un gasto de dos mil dólares mensuales en mantenimiento

Boeing se ha quedado sin espacio para almacenarlos y se ha visto obligado a utilizar el aparcamiento destinado a los coches de sus empleados. El almacenaje supone un gasto de dos mil dólares al mes por aparato porque requieren mantenimiento y activar periódicamente el motor, los flaps o el sistema de vuelo, aunque estén parados.

En la foto principal: Aviones de Boeing estacionados en el parking de su fábrica de Renton, cerca de Seattle, en el estado de Washington.

Te puede interesar

Accidentes aéreos por errores de pilotaje