Crear un vínculo emocional con niños con trastorno del espectro autista es el gran reto de todas las familias que lidian con ello. Los perros de asistencia y de terapia resultan claves para lograrlo especialmente durante el confinamiento.

Es una relación única. Los perros entrenados específicamente para niños que sufren trastorno del espectro autista (TEA) les ayudan a relacionarse mejor con el mundo que les rodea. Este domingo en XLSemanal te contamos historias reales de cómo el vínculo con estos animales, adiestrados para terapia o asistencia, permite a estos pequeños mejorar su integración sensorial, su comunicación y su sociabilidad.

Un avance que, en estos tiempos de coronavirus, podría verse comprometido ya que, ante el confinamiento pueden experimentar conductas de autolesión motivadas por la ansiedad y el estrés. Esta es la razón detrás de la modificación del punto 7 del Decreto del Estado de Alarma que permite, de forma extraordinaria, que los niños salgan a la calle con sus cuidadores. Las personas que pasean con perros y afectados por el TEA no merecen, por lo tanto, ser amonestados desde los balcones por quienes no acaban de comprender esta prerrogativa o por quienes exigen ampliar esta medida a todos los niños. Son chicos como David y su perro Charco, protagonistas de nuestra portada, así como Mario, Silvia, Jorge, Ascher o Lucía, participantes también en este amplio reportaje de XLSemanal.

Te lo contamos en ‘XLSemanal’, este domingo 5 de abril en tu quiosco

Te puede interesar

Cómo facilitar la vuelta de los niños a la normalidad tras la cuarentena