En busca del arte perdido

Son tantas las obras robadas o destruidas que no cabrían en todos los museos del mundo. Lo proclama un nuevo libro que sigue la pista de miles de maravillas perdidas. Por Fátima Uribarri / Foto: Cordon Press

Por robos, guerras, desastres naturales, incendios, saqueos, por destrucción deliberada o accidental… por mil motivos han desaparecido muchas de las grandes obras de arte de la Historia; entre ellas, por lo menos ocho de Leonardo da Vinci, decenas de Caravaggios, esculturas de Fidias, Giorgiones o Dureros… No hace falta irse muy lejos en el tiempo: solo entre el Estado Islámico y los nazis han liquidado una buena cantidad de arte.

Durante la Segunda guerra mundial, cinco millones de obras de arte cambiaron de manos de forma inapropiada

En el libro The museum of lost art (Phaidon), el experto Noah Charney destaca que «durante la II Guerra Mundial unos cinco millones de objetos de valor cultural cambiaron de manos de manera inapropiada». Ha sucedido siempre. Algunas obras de arte desaparecidas eran de las mejores de sus autores, como la escultura monumental de Leonardo El caballo de Sforza, una maravilla de más de siete metros de altura: el molde de arcilla se lo cargaron los soldados franceses en 1499. Las barrabasadas han sido constantes, pero las excusas para destruir arte son infinitas. Ingres tuvo que hacer desaparecer un desnudo de su primera esposa para contentar a su segunda mujer.

También te puede interesar este artículo sobre arte robado…

El tesoro robado del Führer