Y los huevos ¿cómo los quieres?

Un científico de la estación más inhóspita de la Antártida muestra en redes sociales cómo se congelan las cosas al instante cuando estás a 70 grados bajo cero. Por L.G.

Un glaciólogo no es exactamente un experto en glaciares, sino un científico especializado en agua en estado sólido, desde las capas de hielo hasta la nieve. Y eso es precisamente el francés Cyprien Verseux -además de astrobiólogo-. Por eso, este investigador es perfecto para trabajar en la estación Concordia de la Antártida, una de las bases más remotas del mundo.

Este tipo de congelación ‘flash’ es, en versión natural, la que usa la industria para preservar los alimentos

Allí, las temperaturas alcanzan los 70 grados bajo cero, lo que hace imposible que ningún vehículo acceda o pueda moverse en la zona durante largas temporadas. Así que las opciones de ocio, como no sea el disfrute del trabajo bien hecho, son limitadas. Por esta razón, Verseux dedica parte de su tiempo a ilustrarnos a través de su cuenta de Twitter sobre las dificultades propias de esas latitudes… por ejemplo, freír un huevo. En realidad, al aire libre no se puede cocinar nada, como demuestran sus simpáticas fotos, en las que vemos como en microsegundos se congelan la nocilla o la miel.

Este proceso de congelación, llamado flash freezing, lo usa la industria alimentaria para preservar los alimentos que compramos congelados. Ellos lo hacen a 160 grados bajo cero, lo que provoca que el agua se evapore de inmediato, impidiendo la creación de cristales de hielo que dañen los alimentos.