La predicción meteorológica es más sofisticada que nunca, pero su eficacia depende absolutamente de la colaboración internacional, que hasta ahora no se cuestionaba. Pero las estrategias políticas de Donald Trump y los intereses económicos amenazan esta alianza planetaria. Por Carlos Manuel Sánchez/ Fotos: Getty Images

¿Por qué cambió el clima en el siglo XVI?

La mayor guerra que libra la humanidad está relacionada con el clima: tiene dos frentes. Uno es el cambio climático. Vamos perdiendo. La temperatura del planeta ya ha subido un grado. El otro es la predicción meteorológica. Y, por el momento, vamos ganando. La vigilancia meteorológica mundial es una de las grandes proezas científicas de nuestra época. Pero, sobre todo, es el mejor ejemplo de que el ser humano es capaz de ponerse de acuerdo con el resto de los seres humanos. Y pelear, codo con codo, contra los elementos. Esta colaboración puede saltar por los aires si se cumple la amenaza de Donald Trump de retirar a Estados Unidos de una alianza planetaria que funciona desde el siglo XIX.

La guerra mundial de la predicción meteorológica 1

Los sistemas de predicción son cada vez mejores.

Hemos desplegado un ejército formidable. Hay 10.000 estaciones meteorológicas de superficie repartidas por el mundo, tanto automáticas como operadas con personal; 1000 estaciones atmosféricas, 7000 barcos, 3000 aviones comerciales, 1100 boyas, 66 satélites y cientos de radares y globos sonda que toman datos por tierra, mar y aire cada minuto del día. La mayor parte de estas observaciones las llevan a cabo los servicios meteorológicos nacionales. Pero es un ejército sin banderas. Los datos recopilados por cada país se comparten con el resto del mundo en tiempo real. Gratis y sin restricciones.

Lo que hasta ahora se consideraba un servicio público con el objetivo de salvar vidas y propiedades, ahora empieza a verse como una oportunidad de negocio

Lo estamos haciendo así desde hace 150 años. Porque las borrascas y los anticiclones no respetan fronteras. Hoy, las informaciones proporcionadas por esa red interconectada de termómetros, pluviómetros, anemómetros y barómetros son procesadas con superordenadores que aplican los más avanzados algoritmos y modelos matemáticos, basados en las leyes de la física, y que anticipan los desplazamientos de las masas de aire con una precisión nunca vista.

1,5 MILLONES DE MUERTOS EN LOS ÚLTIMOS 20 AÑOS

Es un sistema de sistemas integrado en el que participan los 193 países adscritos a la Organización Meteorológica Mundial (OMM), un organismo de la ONU con sede en Ginebra; que tomó el relevo en 1950 de otra institución internacional fundada en Viena en 1873. Todos se benefician. Ricos y pobres. Estados Unidos pudo proteger a su población de la oleada de tornados que sufrió esta primavera, un par de ellos muy potentes en Kansas y Ohio, porque sabía exactamente dónde, cuándo y con qué intensidad iban a golpear. Solo hubo una víctima. En 2011, un tornado similar mató a 161 personas en Misuri. Y, en mayo, la India pudo prepararse para el ciclón Fani porque las autoridades dispusieron de una alerta temprana para evacuar a un millón de personas. En 1999, un ciclón semejante mató a 10.000.

La guerra mundial de la predicción meteorológica 3

Un estudio de Morgan Stanley cifra en 580.000 millones de euros los daños mundiales relacionados con el clima en los últimos tres años. En las imágenes, dos ejemplos. A la izquierda, inundaciones en Australia en 2018 y a la derecha, el efecto de la sequía en Francia.

Pero el enemigo también es formidable: inundaciones, tormentas, olas de frío y de calor, incendios forestales y sequías suman el 90 por ciento de los desastres naturales. La ONU avisa de que el cambio climático ya ha provocado que los desastres sean cada vez más caros, en términos económicos y de vidas: un millón y medio de víctimas en los últimos veinte años. La Unión Europea también ha hecho cuentas. entre 2010 y 2017, el promedio anual de las pérdidas provocadas por las inclemencias del tiempo asciende a 13.000 millones de euros.

La buena noticia es que hemos entrado en la edad de oro de la predicción meteorológica. Andrew Blum, autor de The weather machine (‘La máquina del clima’), explica que las herramientas actuales nos permiten afinar más que nunca. «Ganamos un día por década. El pronóstico a cinco días que se hace hoy es tan bueno como el que se hacía hace diez años a cuatro días; a principios de siglo, a tres días; y en los años noventa, a dos días». Durante la Segunda Guerra Mundial, apenas se podía predecir a 24 horas vista. Y con poca fiabilidad. No obstante, fue entonces cuando se realizó el pronóstico más decisivo de la historia. El meteorólogo británico James Stagg convenció al general Eisenhower para que retrasara un día el Desembarco de Normandía, previsto para el 5 de junio de 1944. Stagg pronosticó una tormenta sobre el canal de la Mancha, a la que seguiría una súbita mejoría del tiempo en la costa francesa para el día siguiente que facilitaría durante unas horas el desembarco de las tropas aliadas. Eisenhower se fio de su predicción. De no haberlo hecho, el Día D hubiera sido un desastre. «Ese pronóstico se hizo con solo un día de anticipación; con los medios actuales, se hubiera podido hacer con seis días de adelanto», afirma Blum.

La guerra mundial de la predicción meteorológica 2

Las computadoras del Centro Europeo de Pronósticos a Medio Plazo, con sede en Reading (Reino Unido), considerado el más preciso del mundo, son capaces de realizar 90 billones de cálculos por segundo, lo que les permite convertir en predicciones 40 millones de observaciones diarias.

«Pero se están cuestionando los acuerdos internacionales que permiten que la máquina del tiempo siga existiendo», asegura este experto en la revista Time. «La precisión actual de los pronósticos, combinada con un clima extremo, ha despertado el interés comercial», explica Blum. Lo que hasta ahora se consideraba un servicio público con el objetivo de salvar vidas y propiedades, ahora empieza a verse como una oportunidad de negocio.

LA ‘TORMENTA PERFECTA’ DE DONALD TRUMP

Una predicción certera interesa a las compañías de seguros, a los agricultores, a los navegantes, a los organizadores de eventos deportivos y musicales… Y a usted mismo cuando coge el coche. Hace 15 o 20 años, las compañías meteorológicas privadas se limitaban a coger los pronósticos de los servicios nacionales y añadirles valor, adaptándolos a sus clientes, pero el paradigma ha cambiado. Hoy ya existen compañías privadas capaces de desplegar sus propios sistemas de observación, recopilar sus datos y aplicar sus propios modelos matemáticos… Spire es una start-up con sede en San Francisco que recoge observaciones de un enjambre de pequeños satélites que ha colocado en órbita. Otro ejemplo es ClimaCell, una empresa fundada por antiguos pilotos de combate israelíes que recolecta 564 millones de señales de telecomunicaciones y las convierte, mediante software, en pronósticos muy localizados. IBM también está desarrollando su propio sistema de predicciones, basado en 80 millones de mediciones barométricas realizadas por teléfonos móviles.

La Casa Blanca quiere dar prioridad al sector privado en el pronóstico del tiempo. Estados Unidos podría cobrar por ceder sus datos a otros países, rompiendo el “statu quo”

Y la Casa Blanca ha lanzado una ofensiva para dar prioridad al sector privado en el pronóstico del tiempo. Trump nominó a Barry Lee Myers como secretario de la Administración Nacional Oceánica y Atmosférica en 2017. Una decisión muy controvertida por un presunto conflicto de intereses. Barry Myers es un abogado sin formación científica, que fue consejero general de AccuWeather, una compañía privada que presta servicios comerciales de pronóstico del tiempo en todo el mundo desde los sesenta y que fue fundada por su hermano Joel. AccuWeather es una empresa que opera a la vieja usanza, es decir, utiliza los datos proporcionados gratuitamente por el Servicio Nacional de Meteorología para revenderlos, ‘customizados’ con gráficos vistosos, a emisoras de radio y televisión, estaciones de esquí, compañías de transporte… Bloomberg reveló que Barry Myers lleva años presionando para limitar el acceso al público de las observaciones y pronósticos del servicio nacional.

¿EL FIN DEL SISTEMA MUNDIAL DE VIGILANCIA?

«La Administración Trump pretende que el servicio nacional cambie su manera de operar para favorecer la necesidad de beneficios de los actores privados», señala Blum. En el peor de los casos, esta política significaría que Estados Unidos dejaría también de proporcionar sus datos al resto del mundo, y podría valerle como excusa la presunción de que China ha hackeado sus observatorios. Otra posibilidad es que los norteamericanos empiecen a cobrar por ceder sus datos a otros países, rompiendo así el statu quo. «Si otros lo imitan y tenemos que comprar al sector privado los datos, significaría el final del sistema mundial de vigilancia», alerta David Grimes, exdirector de la agencia europea de satélites meteorológicos. Y añade que «los eventos extremos se ceban con más frecuencia con los más vulnerables». Se corre el riesgo de que solo tengan buenos pronósticos los que puedan pagarlos. Precisamente cuando más falta hace que la humanidad cierre filas.

Un muro verde para frenar la desertizacion en África

Un muro verde para frenar la desertizacion en África

Es un colosal muro verde y pretende transformar el África subsahariana: una barrera de árboles para frenar el avance del desierto a causa del cambio climático y dar una oportunidad…

Te puede interesar

Los verdaderos ‘hombres del tiempo’

Las alarmantes heridas del cambio climático