De las revistas de moda a la bañera de Hitler

Fue modelo en Nueva York, musa de los vanguardistas en París, artista, reportera de guerra durante la Segunda Guerra Mundial … La fotógrafa Lee Miller protagoniza una nueva exposición en Barcelona. Por Fátima Uribarri / Fotos: Getty Images 

La belleza de Elizabeth Lee Miller era de estatua griega. La vio por la calle, en Nueva York, el editor de Vogue y poco después su rostro figuraba en la portada de la revista; y en carteles y anuncios. Estaba en la cresta de la ola como modelo cuando lo dejó. Se fue a París a aprender fotografía con Man Ray. Fue su amante, su musa y algo más: se cree que suyas son varias imágenes firmadas por él. Era una artista. En París fue musa y compañera de los vanguardistas. Ahora, la Fundación Joan Miró de Barcelona le dedica la exposición Lee Miller y el surrealismo en Gran Bretaña, centrada en sus años ingleses junto con su último marido, el pintor Roland Penrose. Antes de eso, siendo ya una fotógrafa de prestigio, Lee Miller fue una excelente reportera (autora de textos y fotos) durante la Segunda Guerra Mundial. Entró en Francia como corresponsal del Ejército de Estados Unidos.

Lee Miller dejó a propósito sus botas manchadas con el barro de Dachau en la alfombrilla

Sufrió con lo que vio a su paso. Sobre todo en Dachau. Tras fotografiar ese infierno, llegó al piso de Hitler en Múnich. Durmió una siesta en la cama del nazi y se hizo una foto muy estudiada en su bañera: el retrato de Hitler lo llevaron al cuarto de baño ella y David E. Scherman, reportero de Life y autor de la foto. Lee dejó a propósito sus botas de soldado manchadas del barro de Dachau en la alfombrilla. Ese día, Hitler y Eva Braun se suicidaron en Berlín.