De Janis Joplin a Jimi Hendrix, pasando por Richie Havens y The Who. El festival de música más importante de la historia se cancela cuando cumple 50 años. Tras la baja de varios artistas, el evento que iba a conmemorar el medio centenario de esos tres días de paz y amor se cancela por “contratiempos e imprevistos”. Por Raquel Peláez

Los años sesenta, un poco menos grises

Tres días, 33 conciertos, 500.000 asistentes y un millón de dólares en deudas. Durante los días 15, 16 y 17 de agosto del año 1969 una granja de Bethel, en el estado de Nueva York, acogió el festival de música que marcaría las reglas de todos los que lo sucedieron. Ante la multitud que llegaba al recinto y la falta de infraestructuras, el gobernador Nelson Rockefeller declaró el lugar zona catastrófica. Pero en el festival no hubo lugar para la violencia, y según confesaron los presentes, todo el mundo se comportó adecuadamente.

Sin vallas, fue imposible contener la avalancha de espectadores y acabó siendo gratuito

Las entradas costaban siete dólares por día, pero la decisión sobre su ubicación se tomó tarde y los organizadores prefirieron acabar de montar el escenario antes que rodear el lugar de vallas. ¿El resultado? No fue posible contener la avalancha de espectadores y, para muchos, el festival acabó siendo gratuito. Estas y otras anécdotas se recogen en el libro Woodstock Live (Cúpula), que analiza aquel acontecimiento histórico de paz, amor y música.

Te puede interesar

El festival más salvaje del planeta