Laos es un paraíso del tráfico ilegal de animales exóticos, pero la confiscación hace unas semanas de seis pandas rojos fue una sorpresa. Por L. G. 

Los osos, localizados en un control aleatorio, viajaban desde China en una camioneta. Tres acabaron muriendo por la dureza del viaje, pero los otros tres se recuperan en un territorio administrado por la ONG Free the Bears. Según los expertos, el interés en los pandas rojos como mascotas puede haber aumentado por el creciente número de imágenes de estos animales especialmente cariñosos y ‘lindos’ compartidas en las redes sociales.

También te puedes interesar más noticias sobre tráfico de animales…

El tráfico ilegal de marfil afecta a los rinocerontes

La demanda mundial de marfil ha puesto a los elefantes africanos en una encrucijada

Tráfico de animales: un taburete hecho con patas de elefante