Cuando se habla de tráfico ilegal de marfil, suele pensarse en colmillos de elefante, pero otro filón para los furtivos son los dientes de hipopótamo. Por L. G. 

Para intentar frenar este comercio de dientes de hipopótamo y bajar su demanda, el Gobierno de Tanzania ha decidido subastar 3,5 toneladas de dientes de hipopótamo. O, lo que es lo mismo, 12.467 dientes. Las organizaciones defensoras de los animales creen, sin embargo, que la subasta hará todo lo contrario: animar el mercado. Y el hipopótamo está catalogado ya como especie vulnerable: quedan solo unos 130.000 ejemplares en el África subsahariana.

También te pueden interesar más artículos sobre cazadores furtivos…

Cazadores de mamuts

Salvajes

Los ‘rangers’ de Virunga: el planeta o la vida