Los delfines son seres sociales y afectivos. Su cerebro se asemeja al de los primates: detectan el estado de ánimo de sus congéneres y el de los humanos.

Delfines y humanos han recorrido caminos evolutivos muy diferentes. Los cetáceos se independizaron del resto de los mamíferos hace 55 millones de años. Monos y hombres se ‘divorciaron’ hace 6 millones de años.

El cerebro de los delfines es muy grande. Su cociente de encefalización (relación entre el tamaño del cerebro y la masa corporal) es de 5,6, sl ser humano (7,4), pero por delante de los primeros homínidos (entre 3 y 4,7), chimpancés (2,5) y perros (1,2). Necesitan un cerebro grande y, por tanto, ‘caro’ de mantener (en cuanto a calor y alimento) por dos razones: la ecolocación (su sistema para orientarse, muy amenazado por el ruido submarino que genera el sónar de los barcos) y la cooperación. Los ancestros de los delfines se parecían a lobos y tenían grandes colmillos. Cazaban en charcas. Los océanos se enfriaron y los delfines dejaron de ser cazadores solitarios para especializarse en la pesca colectiva de grandes bancos de pequeños peces. Sus dientes menguaron, pero su cerebro aumentó.

Cuando los océanos se enfriaron, los delfines dejaron de ser cazadores solitarios para especializarze en la pesca colectiva

Los delfines y los monos se conectan de modo muy distinto con los de su propia especie, pero el cerebro de los cetáceos guarda semejanzas con el de los primates, sobre todo en el sistema paralímbico, que procesa emociones. Contiene un gran número de neuronas Von Economo, especializadas en la empatía, la intuición, la comunicación y la autoconciencia. Son seres sociales y afectivos. Cuando un delfín está en apuros, el resto del grupo lo acompaña, lo que provoca varamientos masivos. Detectan el estado de ánimo de otros delfines… y el de los humanos. Se ‘solidarizan’ con las embarazadas y los niños enfermos.

Habilidades de los delfines

→ Se alían. Los delfines son amistosos, pero también interesados. Los machos forman ‘pandillas’ para cortejar a las hembras y robárselas a otros grupos. Dos pandillas se pueden aliar incluso contra una tercera.

→ Usan herramientas. Pueden colocarse esponjas en la boca, a modo de mascarilla de cirujano, para protegerse al rastrear el fondo en busca de peces escondidos. O usar a otros peces como ‘cucharas’ para escarbar.

→ Son ‘cosmopolitas’. Están en todos los mares y se adaptan a todos los ecosistemas. En aguas poco profundas cazan nadando en rápidos círculos que van estrechando. Los peces atrapados deben saltar para salir del cerco, pero los esperan otros delfines con las bocas abiertas

→ Saben su nombre. En cautividad, pueden aprender el significado de unas 80 señales de sus entrenadores y de unas 2000 combinaciones de señales. Entienden que el orden de la secuencia cambia el significado.

Delfines y humanos: diferencia de cerebros 

Delfines y humanos: mamíferos con distinto recorrido

  • Nervio Auditivo. En los delfines es dos veces mayor que en los humanos.
  • Centro de la visión. Los delfines tienen el centro de la visión al lado del córtex auditivo, convirtiendo así sonidos en imagen, y viceversa.
  • Cuerpo calloso. Conecta los hemisferios cerebrales y es mayor en los humanos. Los hemisferios del delfín pueden dormir y estar alerta, simultáneamente.
  • Córtexcerebral. El córtex de un delfín tiene una estructura de pliegues más compleja y acentuada y requiere mucha más irrigación sanguínea.

Te puede interesar

¿Llegaremos a hablar con los delfines?