¿Qué pasaría si cumpliéramos todos los mandamientos de los libros de autoayuda? Marianne lo ha hecho durante un año y este es su testimonio. I.D.L.

La revelación le llegó una mañana de resaca. Marianne Power tenía treintaytantos años, trabajaba como periodista freelance en medios británicos como el Daily Mail o The Telegraph, bebía demasiado, no tenía pareja estable y era incapaz de gestionar su dinero. Siempre había tenido libros de autoayuda en la mesilla, pero nunca había seguido sus consejos. Dispuesta a arreglarlo, se propuso leer los clásicos del género y aplicarse el cuento. En concreto, doce: uno al mes durante todo un año. «Pensaba que, si hacía todo lo que me decían, mis problemas desaparecerían. Obviamente, eso no sucedió», explica.

Después de plasmar su experiencia en un blog, escribió Help me!, un superventas traducido a 27 idiomas y que acaba de editarse en España de la mano de Grijalbo. Aquel año, Marianne leyó libros como El secreto, El poder del ahora o Los siete hábitos de la gente altamente efectiva y se aplicó sus recetas subiéndose, por ejemplo, a un escenario y haciendo un monólogo cómico. «Fue terrorífico, me sentí enferma antes de empezar. Pero supuso un momento de cambio real en mi vida. Me enseñó que podía hacer mucho más de lo que yo pensaba».

“Me di cuenta de que era yo la que me rechazaba a mí misma”

También posó desnuda, saltó en paracaídas, acudió a terapia de grupo y aceptó invitaciones de desconocidos. Y se sometió a una ‘terapia de rechazo’ que resultó reveladora. «Tuve fantásticas conversaciones con extraños y conseguí mi primera columna en un periódico porque me atreví a mandarle un e-mail al director. Me di cuenta de que había sido yo la que me había rechazado a mí misma casi toda la vida», cuenta. Ahora, Sony ha comprado los derechos del libro para llevar su historia a la gran pantalla. Aunque Marianne nunca ha sido precisamente una escéptica, tiene ciertas reservas sobre la eficacia del género de autoayuda. «Me encanta que pueda empoderar e inspirar a la gente, pero si tu vida no mejora después de la lectura parece que es culpa tuya. Es injusto poner toda la presión en el individuo para cambiar cosas que forman parte de un problema social mucho más grande», argumenta. Marianne, que reconoce que este tipo de libros están llenos de promesas imposibles, dice que sigue sin saber gestionar su dinero y está demasiado enganchada a Netflix, pero también que ahora es más feliz y sobre todo que ha hecho las paces con sus imperfecciones.

'Happycracia', la enfermedad de querer ser feliz a toda costa

'Happycracia', la enfermedad de querer ser feliz a toda costa

Los oradores motivacionales, el 'coaching' y los libros de autoayuda crean tal presión para que seamos felices que ya hay hipocondriacos emocionales: gente que convierte esa búsqueda en una obsesión.…

Te puede interesar

¿Dónde se esconde la felicidad?

La felicidad está en tu cabeza: ¡actívala!