¿Quién dijo que con los años el cuerpo no aguanta? Para empezar, un consejo: divertirse, solo así el deporte podrá ser un compañero a lo largo de nuestra vida. Por F. G.

  1.  Cuanto antes se inicie la actividad física, más posibilidades hay de alargar la vida deportiva. Se convierte en un hábito para el organismo. Ahora bien, los esfuerzos, siempre adaptados a la edad.
  2. La fuerza de voluntad es el impulsor fundamental para conservar un adecuado estado de forma. Esto sirve para todas las edades y para todos los deportes.
  3. No improvise con el material. Nunca. La elección de aparatos y equipamiento adecuados a la capacidad de cada uno ahorrará muchos problemas. Asegúrese de estar bien asesorado.
  4. De igual modo, es importante escoger el deporte más idóneo a cada individuo.
  5. Un atleta longevo debe seguir, a lo largo de toda su carrera deportiva, un entrenamiento específico y personalizado para su especialidad, sus condiciones físicas y el nivel atlético que mantenga en cada momento.
  6. Es vital prestar atención a lesiones musculares de todo tipo, por muy insignificantes que parezcan. Se deben curar por completo, cumpliendo siempre con los plazos de reposo adecuados.
  7. Una alimentación correcta favorece la longevidad. Tampoco se trata de ser estrictos en grado extremo. Basta con prestar atención a lo que se come de forma equilibrada y variada. La buena conservación del tejido muscular depende de ello.
  8. Para aquellos que compiten, conviene tomar en consideración la posibilidad de entrenarse a la misma hora en que suelen entrar en juego. Al organismo le gusta mantener sus propias rutinas.
  9. Fisioterapia, masajes y otro tipo de tratamientos colaterales contribuyen a alargar nuestra vida deportiva. Es recomendable ponerse en manos de especialistas.
  10. Divertirse es fundamental. Si el deporte se convierte en un deber, puede acabar siendo una verdadera tortura. Si alguien tiene dudas, puede preguntárselo a cualquier gran campeón de la historia.