Las expectativas eran enormes, pero cuando Addyi (popularmente conocida como la viagra femenino) llegó al mercado estadounidense, en 2015, los primeros resultados certificaron el fiasco.

Cómo el viagra acabó con el amor

En sus primeros 15 días, solo fue recetada 227 veces en todo Estados Unidos. En el mismo tiempo, los especialistas prescribieron un millón de recetas de viagra. Aunque teniendo en cuenta sus credenciales, tampoco resultó demasiado extraño: mientras que solo el 10 por ciento de las mujeres que participaron en los ensayos clínicos admitía un aumento del deseo sexual, los efectos adversos eran incontables. Desde mareos, somnolencia, insomnio y fatiga hasta hipotensión o pérdida de consciencia.

En cambio, sus beneficios apenas suponían un encuentro sexual (o incluso medio) más al mes. Además, la FDA (la institución regulatoria americana) solo aprobó su uso para mujeres premenopáusicas y con trastorno del deseo sexual hipoactivo.

Aunque se trata de un tratamiento diario, sus efectos no empiezan a notarse antes de cuatro semanas. Por todo eso, la flibanserina (principio activo de Addyi) no tiene nada que ver con el viagra. Por eso y porque mientras la pastilla azul actúa como vasodilatador, Addyi trabaja a nivel del sistema nervioso central actuando sobre neurotransmisores como la serotonina (disminuyendo su secreción), pero también sobre la dopamina, aumentándola.

De hecho, Addyi primero fue analizado como antidepresivo, aunque no funcionó. En Estados Unidos, la compañía responsable del medicamento, Sprout Pharmaceuticals, redujo su precio de mercado de 800 a 99 dólares al mes en un intento de aumentar sus discretas ventas.

Sin embargo, otros mercados están viviendo un auténtico boom. Hace unos meses, Egipto autorizó la producción y la venta de flibanserina, que en poco tiempo se ha convertido en un fármaco superventas en un país en el que la tasa de divorcios ha aumentado exponencialmente y algunos estamentos lo atribuyen a los problemas sexuales de las parejas y la disminución de la libido de las mujeres.

Te puede interesar

La solución para aumentar el deseo sexual en las mujeres