No se puede prevenir la artrosis pero sí se puede hacer algo para ralentizarla. Por I. Díaz Landaluce/ Foto: Getty Images

Artrosis: “Me da pavor que me estrechen la mano”

¿Se puede prevenir la artrosis? No exactamente. El desgaste del cartílago está provocado por el uso continuado de las articulaciones. Por eso, la edad es un factor tan determinante en la enfermedad. Por la misma razón, los deportistas de élite, cuyas articulaciones están sobre-ejercitadas a lo largo de su vida, tienen más papeletas en esta lotería.

Casi la mitad de las radiografías de rodilla practicadas a mayores de 50 años muestran ya huellas de artrosis, aunque no se tengan síntomas

Sin embargo, sí se pueden hacer algunas cosas para ralentizar su progresión, que se resumen en un solo objetivo: mimar al máximo las articulaciones.

  1.  Lo primero es mantener un peso adecuado. Y no solo por aliviar la presión que tienen que aguantar las articulaciones, sino porque, según algunos estudios, una dieta inadecuada y una forma de vida sedentaria pueden potenciar la inflamación del cartílago.
  2.  El ejercicio también es esencial. Pero en este apartado la letra pequeña resulta fundamental. Aunque una musculatura fuerte protege las articulaciones absorbiendo golpes o movimientos bruscos, el ejercicio tiene que ser moderado y con limitaciones. Por eso es preferible evitar los deportes de contacto y la sobrecarga física y optar por ejercicios aeróbicos como andar, nadar o montar en bici. El taichí o el yoga, con sus movimientos suaves y acompasados, también son una buena opción.
  3.  Los buenos hábitos posturales son esenciales, pero también evitar estar sentados o levantados durante largos periodos de tiempo o usar tacones en exceso.
  4.  Algunos tipos de artrosis pueden beneficiarse de tratamientos indicados de fisioterapia.

Te puede interesar

Los huesos, cuando ya no podemos soportarlos