Este hombre oriundo de la India tiene 63 años y asegura que fue Dios el que le dio la orden de no cortarse el pelo. F.U.

Cuenta Sakal Dev Tuddu que Dios le dijo que debía «dejar de lavarse y cortarse el pelo y abandonar también el alcohol y los cigarrillos». Sakal lo prometió y lo ha cumplido, durante 40 años. Ahora tiene 63, una melena de 1,8 metros de longitud y es un famoso curandero.

Sus vecinos -vive en el estado de Bihat, en la India- lo llaman con respeto Mahatma Ji y su consulta va bien. Sakal se enrolla el pelo sobre la cabeza a modo de turbante y lo envuelve en un paño blanco para poder caminar sin pisarlo. Es el único inconveniente, dice. Asegura que su cabellera es «una bendición de Dios».

Te puede interesar

Donaciones de pelo en la India: el negocio de la fe