Los bulos se expanden tanto como el coronavirus, y a la pandemia se suma la ‘infodemia’, que, según la ONU, también está costando vidas. Estas son las teorías ‘conspiranoicas’ más delirantes…

La secta de Bill Gates y Soros

Bill Gates y George Soros crearon el virus… y también la vacuna. La humanidad tendrá que arrodillarse ante ellos. Pertenecen a una casta que dirige en la sombra el destino del mundo. Los que no se vacunen serán llevados en helicóptero a campos de concentración.

El ataque del 5G

Los rumores que vinculan al coronavirus con la implantación de la tecnología 5G han desencadenado una oleada de ataques incendiarios en Reino Unido contra antenas, un fenómeno que se ha extendido a Canadá. En muchos países afectados por el virus ni siquiera hay 5G.

El ‘plandemic’, según Judy Mikovits

El coronavirus fue creado en un laboratorio de la CIA con el fin de crear un estado de pánico y conseguir una sociedad más dócil, según la activista antivacunas Judy Mikovits, protagonista del documental ‘Plandemic’.

Trump y los chinos

Donald Trump eligió al líder chino Xi Jinping por su gestión inicial de la crisis sanitaria hasta que el virus hizo estragos en Estados Unidos. Desde entonces, deja caer que la pandemia es fruto de una negligencia o de una maniobra maquiavélica de China.

Hillary y el ‘pizzagate’

El primer rumor que propagó Q (QAnon) fue que Hillary Clinton estaba a punto de ser detenida por liderar una red de pederastia desde una pizzería de Washington. Era 2016 y coincidió con la campaña electoral. Desde entonces, la historia se ha complicado con referencias a un gobierno paralelo en el que Obama y Clinton torpedean la gestión de Trump.

Los ‘otros’ tratamientos

Trump toma un medicamento para la malaria contra la COVID-19, a pesar de la falta de evidencias científicas. Y recomendó la ingesta de cloro diluido. Tampoco inmuniza el uso de lámparas ultravioletas, comer plátanos o añadir pimienta a la comida. Ni está demostrado que el confinamiento debilite el sistema inmunitario.

Propaganda yihadista

El virus forma parte del arsenal de los yihadistas. Marine Le Pen dice que los almuédanos de las mezquitas lanzan mensajes radicales en los rezos a todo volumen, aprovechando el confinamiento.

Te puede interesar

Coronavirus: lo que sabemos que no sabemos