Estos niños están echando una partida ‘on-line’ y mejorando su capacidad de cálculo al mismo tiempo. Es la era de la gamificación. Por Daniel Méndez

Mónica, Álex y sus compañeros del colegio Los Sauces de Torrelodones (Madrid) se concentran en sus tabletas. Intentan que una nave espacial llegue a tierra en el menor tiempo posible. Es un videojuego y están echando una partida, sí, pero con un fin educativo: reforzar su capacidad de cálculo. Lo hacen a través de la plataforma Supertics (www.supertics.com), un método desarrollado por pedagogos con apoyo de la Universidad Autónoma de Barcelona, la de Granada y la de Cambridge. Incluye juegos como Matematics, para potenciar la capacidad de cálculo, y otros para mejorar la comprensión y velocidad lectora de los chavales de primaria y el inglés. «Con 17 minutos diarios, cinco días por semana, los niños refuerzan estas tres áreas fundamentales para su educación», explica Rafael Villalón, director comercial de Supertics. La plataforma cuenta incluso con su propio campeonato nacional, que este año celebra su tercera edición. «Creemos que en diciembre habrá ya 800 colegios y 200.000 chavales inscritos», avanza Villalón. La final presencial tendrá lugar al término del año escolar y allí competirán los cuatro participantes con mejores tiempos de cada curso de primaria.

Gamificación: claves de las nuevas tecnologías para la educación

Qué es ‘gamificación’

El diccionario de Oxford define el término inglés ‘gamification’ como «la aplicación de elementos típicos de los juegos a otras áreas». En este caso, a la educación.

Los clásicos

Ya Piaget o Maria Montessori defendieron la importancia del juego en la educación. Con las nuevas tecnologías, la gamificación puede dar un salto más allá.

Personalizado

A través de algorit-mos inteligentes, la gamificación permite adaptar los niveles de dificultad a cada alumno, motivándolo a conseguir sus objetivos. La clave: ni demasiado fácil ni demasiado difícil.

Adaptable

Los juegos varían en función de la materia. inglés, comprensión lectora, literatura… Puede ser una aventura gráfica para el desarrollo del lenguaje, una simulación para materias científicas, etcétera.

Para padres e hijos

Los entornos ‘gamificados’ abren una nueva vía para que los padres se involucren en la educación de sus hijos. Pueden acceder a la plataforma para ver sus resultados y jugar con ellos.

Con apoyo profesional

Detrás de estas plataformas hay expertos que han colaborado en su desarrollo y cuentan con un equipo que responde a las preguntas de niños, padres y centros escolares.

Te puede interesar..

‘Minecraft’, el juego que está modelando la mente de una generación