Estrías, manchas, roturas… Ya sea por la edad o por el trato que les des, tus uñas hablan ¡y son unas chivatas! Dicen más de ti de lo que crees…

  • Estrías longitudinales. Su origen suele ser hereditario y se manifiestan sobre todo con la edad. No hay un tratamiento específico para este problema, pero los esmaltes alisadores forman una capa que da un aspecto uniforme a la uña.
  • Estrías transversales. También conocidas como ‘líneas de Beau’, aparecen tras una alteración en el crecimiento de la uña, que puede deberse a varias causas: desde procesos febriles hasta alteraciones nutricionales o determinados medicamentos.
  • Uñas blandas. Si son muy finas, puede ser por algún tipo de enfermedad crónica o también por una exposición excesiva al agua.
  • Uñas que se rompen en capas. Se da también más con el paso de los años, y el agua es también un factor de riesgo que se debe eliminar.
  • Color amarillo. Se puede dar por el uso de esmaltes -especialmente, los más oscuros-, pero también por infecciones por hongos o bacterias o por psoriasis. En el primer caso, la solución pasa por utilizar una buena base antes del esmaltado.
  • Hongos. Uno de los problemas más frecuentes, sobre todo en los pies. Hay pistas que pueden indicar su presencia, como un cambio de color en la parte libre de la uña, su engrosamiento y a veces separación y la aparición de una especie de polvo por debajo.
  • Microtraumatismos. Habitual en corredores o en todos aquellos cuyas uñas golpeen de forma repetida contra el calzado. Pueden aparecer rayitas violáceas o amarillentas. Si el traumatismo es constante y repetido, la uña puede llegar a caerse.
  • Manchas blancas. No, el problema no es la falta de calcio, como siempre nos habían contado. Puede ser un microtraumatismo cerca de la cutícula. En caso de manchas blancas grandes, conviene acudir al médico, dado que puede ser síntoma de problemas renales o hepáticos.
  • Manchas oscuras. Debajo de la uña pueden aparecer lunares que en ocasiones pueden ser malignos. Se manifiestan en forma de una línea longitudinal oscura llamada ‘melanoniquia’.

Te puede interesar

¿Es posible dejar de morderse las uñas?