Lele Pons, la reina del 'like'

Casi treinta y cuatro millones de seguidores en Instagram han consagrado a esta humorista venezolana de 22 años como la latina más influyente en las redes sociales. Lele Pons nos adelanta las tendencias de la primavera. Por Raquel Peláez / Fotos: Brian Higbee

¿Modelo, cantante y actriz? Por supuesto. Pero eso vino después. Ella es la reina de la comedia adolescente y el éxito viral de sus sketches, de apenas seis segundos, consiguió que la revista Time la reconociera como la venezolana más influyente en 2016.

Ahora desfila para Dolce & Gabbana, ha presentado el programa La Voz en México, ha participado en varias películas y videoclips y tiene dos temas musicales propios, reguetón feminista incluido. ¿El secreto de su éxito? Reírse de sí misma en Instagram y en su canal de YouTube mientras mezcla momentos de postureo extremo con caídas, bromas y situaciones embarazosas. Hasta Michelle Obama la invitó a la Casa Blanca para trabajar en una campaña social al considerarla como una de las mujeres más influyentes de su generación.

La reina de Instagram

Móvil en mano y con un afán irrefrenable por convertir en astracanas las situaciones cotidianas de la vida de una adolescente, Lele Pons comenzó a subir sus microhistorias a la aplicación de vídeo Vine. Tenía 16 años. «Siempre fui la payasa de la casa, la comedia se me da bien de forma natural», confesaba recientemente.

Sus chistes, su aspecto cada vez más transformado en «estrella sexy» y su séquito digital se pasaron a YouTube y ahora ya suman catorce millones. Después vino Instagram, donde consiguió que sus stories, esos vídeos cortos que desaparecen a las veinticuatro horas, fueran más vistas que las de grandes celebrities de la Red como Neymar, Selena Gomez o Kim Kardashian.

El ‘patito feo’ de la clase

Eleonora Gabriela Pons nació en Caracas, pero su familia se trasladó a Estados Unidos en 2001, cuando ella solo tenía 5 años. Considerada ahora como una de las mayores influencers del mundo, la venezolana ha contado en su libro Sobreviviendo a la secundaria lo mal que lo pasó en el instituto, donde fue marginada por su aspecto: «Comencé a sufrir bullying porque era muy rara. El primer año fui vestida con un traje de pirata. Simplemente no me importaba. No soy como las chicas cool». Hoy, años más tarde y con una cirugía estética en la nariz, Pons utiliza su transformación física para bromear, compartiendo fotos en Instagram con el antes y el después. Casi treinta y cuatro millones de seguidores aplauden sus gracias a base de likes.

Solo un dato más: es la sobrina de Chayanne. «A Lele la veo superbién con todo lo que ha creado ella solita -decía el cantante-. Es una pionera».

Te puede interesar

Lil Miquela, la ‘influencer’ virtual