Nací en Vejer de la Frontera (Cádiz) hace 26 años. Hice una FP en Electrónica y ayudé a mi padre en su churrería hasta que protagonicé la película ‘El Niño’. Ahora podéis verme en la serie ‘Brigada Costa del Sol’ (Telecinco). Por Virginia Drake / Foto y vídeo: Javier Ocaña

XLSemanal. ¿Le gustaba lo de ser electricista?

Jesús Castro. No especialmente, lo hice por tener una salida. Terminé las prácticas y trabajé un tiempo.

XL. Y un día un amigo le pidió que lo acompañase a un casting y, harto de esperar unas horas, decidió irse de la fila.

J.C. Entonces vinieron a por mí y me hicieron directamente la prueba, sí. Al día siguiente hice más y acabaron cogiéndome para la película El Niño.

XL. ¿Qué ojo tuvo su amigo para elegir acompañante? ¿Le sigue hablando?

J.C. Bueno, al principio… [ríe]. Él sigue en el bar, luego lo entendió y nos llevamos bien.

XL. El Niño, La isla mínima, El Príncipe, Mar de plástico, La reina del sur, Secretos de Estado y, ahora, Brigada Costa del Sol. ¿Se pellizca para creérselo?

J.C. Antes tenía el brazo lleno de cardenales [ríe]. Ha sido una locura desde que empecé, hace cuatro años; pero soy muy selectivo, he dicho que no a algunas cosas: no todo es la pasta.

XL. ¿Sale solo a comprar el pan?

J.C. No me queda otra, y algunas fotos me caen. Lo llevo bien, siempre que haya un orden y no entren en un bucle de histeria colectiva. Si no, puedo ser muy contundente y tengo mucho genio.

jesus castro el nino

XL. ¿Es para tanto?

J.C. Es que algunos se pasan: que si pareces más guapo en la tele, que si no es para tanto… Las críticas vienen sobre todo de chicos y, a veces, no sientan bien. No siempre tienes un buen día.

XL. ¿Y lo más bonito que ha escuchado?

J.C. «Tus ojos son como el mar del estrecho de Gibraltar». Esa mujer se lo curró más, igual demasiado… [ríe].

XL. Luis Tosar comparó su mirada con la de Steve McQueen. ¿De quién ha sacado esos ojos tan azules?

J.C. De mi padre, los ojos y de mi madre, que es gitana, el moreno. Mi hermana los tiene iguales y mi hermano, más verdes.

XL. ¿A su madre se le cae la baba?

J.C. ¡Qué va! Me sigue diciendo que soy igual de tonto que siempre. Y a mí esa frase me alivia muchísimo.

XL. ¿Qué capricho se ha dado?

J.C. Ninguno especial. Cuando empecé a subir, a mi familia les fueron peor las cosas con la crisis, y yo los ayudo en todo para que tengan estabilidad. Soy joven y, si dejan de llamarme, pondré copas. Yo soy un buscavidas.

XL. No ha pasado por ninguna escuela ni academia de cine…

J.C. ¡No me ha dado tiempo! Al principio escuché la palabra ‘intruso’, pero ya no me duele: yo aprendo con cada trabajo, porque la vida es práctica.

Desayuno: pilas desde temprano

Desayuno Jesus Castro

 

«Tomo una bebida energética sin azúcar. Y un par de tostadas con mantequilla. Si estoy en el sur, con manteca colorada. Nunca desayuno bollería».

 

 

 

Te puede interesar

Hiba Abouk y Álex González: “Con Hiba, en las escenas de sexo prefiero desnudarme a usar el velcro”