Diseñador, pintor, director de cine, editor, fotógrafo… ha fallecido a los 85. Una mente que se mantuvo en plena ebullición durante toda su vida. ¿Su secreto? Un puñado de amigas que le sirvieron de inspiración.  Por Fátima Uribarri.

La pasión de Karl Lagerfeld por el diseño de interiores

Carole Bouquet: “Karl es, sobre todo, un artista y un hombre honesto”

Lo conquistó con su mirada. Se dice que Lagerfeld eligió a Inès de la Fressange como imagen del perfume Chanel n.º 5 porque la modelo tenía un sorprendente parecido con Coco Chanel. A Inès la siguió la actriz Carole Bouquet, dueña de una mirada enigmática que gusta mucho al Káiser de la moda. Carole fue Ese oscuro objeto de deseo en la película de Luis Buñuel, chica Bond, la mujer de Gérard Depardieu y durante 15 años la cara del mítico perfume. La guapísima actriz francesa es una de sus musas más antiguas: posó para Chanel en los años ochenta y noventa y sigue vistiendo sus diseños en los festivales de cine.

Isabelle Huppert: “Karl es a la vez un “bulldozer” y un colibrí. Su potencia de trabajo está al servicio de la emoción y la poesía”

Amiga de toda la vida. Francia la adora. Y Lagerfeld también. Los dos son perfeccionistas, han llegado a lo más alto Isabelle es la actriz con más nominaciones a los premios César, son lectores voraces, guardan con celo su intimidad y tienen mucho carácter. Son amigos de toda la vida, desde antes de que el modisto usara sus sempiternos guantes y camisas de cuello duro. Isabelle es una diosa del cine francés: ha sido actriz fetiche de Chabrol y ha trabajo con Jean-Luc Godard, Otto Preminger y Bertrand Tavernier, entre otros. Y de siempre ha apoyado a Karl, lo acompaña en sus desfiles y propuestas artísticas desde hace décadas.

Carla Bruni: “Es un ser único, brillante y poco común, siempre está contento, no conoce la nostalgia. con él, la vida es de colores”

“Top model” presidenta «Tú y yo tenemos ciertos privilegios que hacen que nuestra realidad sea diferente de la de la mayoría. Nos salimos de los senderos de lo cotidiano. Nuestras vidas son estilosas». Así ha explicado Lagerfeld a Carla Bruni algunos de sus puntos en común. Carla modelo, cantante y ex primera dama de Francia por su matrimonio con Nicolas Sarkozy ha desfilado muchas veces para Chanel. Esta italiana de noble cuna y belleza gatuna describe así a su amigo: «Karl bulle, inventa, explora, crea sin parar, revolotea. Cuenta las cosas, la gente, la vida como nadie más en el mundo».

Caroline de Maigret: “Es un hombre libre. Sigue sus ideas, sus atrevimientos y contradicciones, no le importa lo que piensen los demás”

Maniquí de ida y vuelta. «Tengo la nariz grande, no habría podido desfilar en la época de las hiperguapas como Linda (Evangelista) y Naomi (Campbell). Pero la llegada de nuevas caras como Kate Moss marcó un cambio. De pronto se dio importancia también a la actitud y la personalidad», explica Caroline, una mujer cultivada (pertenece a una saga de políticos) y polifacética (ha sido productora musical). A Lagerfeld lo conoció en 1996, cuando era maniquí. «Me impresionaba, pero también me he reído con él. Le debo muchísimo, me propuso volver a desfilar para él a los 40 años y reanudar mi vida con la moda tras haberlo dejado por la música. Tiene un aura potente y galvanizante, gran erudición y una amabilidad y generosidad infinitas».

Carine Roitfeld: “A Karl Lo admiro, lo respeto. me sirve de ejemplo. ¡Lo quiero!”

Una autoridad. «Hacer cosas por primera vez es lo que te mantiene joven. Me lo enseñó Lagerfeld. Siempre me dice: ‘Madame Roitfeld, puede usted hacer lo que quiera siempre que sea la primera’. Él fue el primero en cruzar el puente entre la alta costura y la moda de la calle con su colección para H&M», cuenta Carine, una de las personas más poderosas de la moda, editora de Vogue Francia durante diez años. Carine y Karl han realizado juntos campañas publicitarias para Chanel y un libro homenaje a la icónica chaqueta negra creada por Coco. Se entienden bien: Karl hace las fotos y Carine se ocupa del estilismo.