Un cable sobre el Guadiana entre España y Portugal permite cruzar el río y la frontera en menos de un minuto a 80 kilómetros por hora. Por F. G. 

El amor, la paz, los puentes, el diálogo y ahora también las tirolinas. A las formas habituales de ‘unir fronteras’ se añade la primera tirolesa transfronteriza del mundo. Límite Zero -su grandilocuente nombre- une Sanlúcar de Guadiana con su vecina lusa Alcoutim, salvando el río Guadiana en una región donde escasean los puentes. No es la más larga ni la más alta ni la que más velocidad permite alcanzar, pero sobrevolar el cuarto río más largo de la Península a 80 kilómetros por hora es una de esas experiencias que provocan excitadas exclamaciones y subidones de adrenalina.

Son 720 metros de cable, a 25 de altura, y se tarda un minuto en atravesar el Guadiana

Son 720 metros de cable, a 25 de altura, entre el lado onubense y la orilla portuguesa -donde es una hora antes que en España-, que se recorren en menos de un minuto. Se evita así la espera del ferri para cruzar a Portugal y visitar los castillos Viejo y Nuevo de Alcoutim o darse un chapuzón en la playa fluvial de Ribeira de Cadavais, afluente del Guadiana. Todo lo que se necesita es un poco de arrojo, un mínimo de 14 años y no pesar más de 110 kilos.

Te pueden interesar estos artículos

‘Slackline’: un paseo para el ‘equilibrio mental’

El desafío de esquiar en África